Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta lluvia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lluvia. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de octubre de 2015

LOS ÁRBOLES TAMBIÉN LLORAN






Reconociendo una de mis aficiones preferidas como es montar en bicicleta, no puedo dejar de sentir tristeza, rabia e indignación ante la contemplación de este desierto de cemento que se ha convertido la Avda. José León de Carranza, al igual que otras avenidas de la ciudad.

                                                  
                                                             
     

Al contemplar la barbarie que se está haciendo, las personas que amamos la naturaleza no podemos dejar de sentir desolación e impotencia, al mirar sin vida los troncos mutilados de estos hermosos árboles de ésta gran avenida. Creo que mi sentir es igual como lo que siente la mayoría de los habitantes de mi querida ciudad.

                
                                                           



Hoy, necesito y quiero hablar en defensa de mis amigos los árboles: pensar que nunca más volveré a ver como poco a poco se van cubriendo sus ramas  de hojas verdes, disfrutar de su floración, fragancia y colorido en primavera. No  sentir su sombra en verano... Y al llegar el otoño, no  poder contemplar, sus hojas caídas sobre el asfalto alfombrando con bellos colores de  oro, fuego y cobre, es  ya una realidad y un triste recuerdo, que me entristece...

                           
A principio del mes de Octubre, un grupo de operarios con motosierras, talaban despiadadamente hermosos árboles de jacaranda.




Un árbol  de jacaranda de 8 a 12 m. de altura, tarda como mínimo cinco  años en florecer. Es un árbol resistente a las condiciones urbanas por lo que está indicado en plantaciones de alineación.
Es una de las especies que más CO2 consume unos 1832 Kg por año.

Su madera es muy apreciada por sus tonos crema y rosados, se utiliza en ebanistería y carpintería, empleandose para la fabricación de muebles y para la decoración interior de coches de lujo.

Incomprensible para mí como la mayoría de los ciudadanos me pregunto: ¿es todo esto un negocio y beneficio para algunos? ¿Es inconsciencia? Si lo que pretendían los responsables de medio ambiente, construyendo un carril para las bicicletas un bien común. Si era eso lo que buscaban no deberían olvidar que los árboles además de su belleza, son vida.

Entre los principales beneficios que nos proporcionan a los seres humanos están: filtrar el agua de las lluvias evitando las inundaciones, reducir la velocidad del viento y la contaminación del aire, retener el dióxido de carbono que contamina la atmósfera mitigando así el cambio climático.

Se supone que sabiéndose todo esto, desde que lo aprendimos en nuestra infancia en la escuela, no se entiende, esta  falta de respeto y de amor hacia  la naturaleza. Por todo ello esta afición de montar en bici que disfruto y me resulta tan placentera, aún sin querer me hace sentir culpable. Rechazando esta atrocidad, hago un llamamiento a todos los responsables: que abusan de sus cargos, enmascarados y sin la más mínima consideración hacia un bien social ejecutan esta barbarie, contra la naturaleza y el medio ambiente. 





En Beijing desvían carreteras o edificios en lugar de cortar un árbol, han prohibido su tala y los han protegido, si alguna construcción pasa por el lugar en donde se encuentra un árbol centenario, debe adaptarse a él ya que cortarlo no es una opción. Estará obligado a esquivarlo.




                                                                     Imagen de la red
Un ejemplo a seguir...




viernes, 5 de diciembre de 2014

COMPARTIR




Miró el reloj: las 8:00h, tenía tiempo para llegar donde hacía años colaboraba. Hacía frío en ésta mañana de diciembre, el cielo estaba gris, las nubes en lo alto esperaban el momento justo para dejar caer esa lluvia que tanto se había hecho esperar. El aire húmedo y frío presagiaba que la tierra bebería de este don generoso...

-¿Hay leche? - preguntó -  Como cada viernes, con mirada suplicante esperaba  una respuesta.
Miró las bolsas que se encontraban en filas, todas en su interior contenían: arroz, patatas, aceite, garbanzos.., excepto leche.
-Lo siento, hoy no han entrado cajas de leches.-  Cogió una bolsa y se la entregó.
-Gracias, pero todo esto lo cambiaría por leche...
-Espérame en la salida.- Firma al recibir y sale silenciosamente... Otras personas esperaban su turno.
En total esa mañana se entregaron cuarenta bolsas.

Ella con su niña en brazos, al verla llegar, se le iluminó la cara y ambas se sonrieron. La niña risueña, de ojos negros como el azabache, también se alegró al verla.
La cogió en brazos, la beso llenándola de arrumacos. No la extrañaba porque ya en su corta vida su cara le era familiar.
¿Sabes, que esto que te estoy dando está prohibido hacerlo aquí?. - Sí, lo sé y se lo agradezco- Le entregó un sobre con dinero. Con esto tendrás para comprar leche...

Deseaba conocerla, su juventud y su niña le producía ternura y curiosidad... ¿Cómo sería su vida? ¿Viviría sola? ¿Cómo habría llegado hasta aquí desde su país lejano...? Esta pregunta  se la hacía cada viernes.
La miró detenidamente. No se atrevió preguntarle... Quizás otro día...


Espíritu solidario, ayuda y colaboración entre los seres humanos. Así, es el voluntariado. Ayudando a las personas más necesitadas y vulnerables.
Siempre caminando hacia donde el corazón  nos lleve... 

                                                                             
                                                           


 Las bolsas del banco de alimentos que reparte Cruz Roja, Banco de Alimentos junto con Cáritas son como kits de supervivencia, salvoconductos para esquivar el hambre y capear durante siete días más estos tiempos tan duros.

  


                                                           
                                                     

                                                               

domingo, 2 de noviembre de 2014

HOY QUIERO HABLARLE A MIS MUERTOS...





Hoy quiero hablarle a mis muertos: A aquellos que marcharon porque es la ley de la vida. Y aquellos que aún sin querer, cruzaron la otra orilla, para nunca más volver...

                                                               
     

 – Siempre nos dicen -  " hay que seguir viviendo, sal, no te quedes en casa, no te encierres, el tiempo todo lo cura...” Palabras que al oírlas en esos momentos, cuando el dolor nos tiene partida el alma nos resulta incoherentes, incomprensible por el dolor que estamos viviendo... 

¿Realmente, el tiempo lo cura? ¿ se cura el dolor...? No es cierto. Cuando realmente hemos querido y amado a esas personas que compartieron sus vidas con la nuestra. El dolor que sentimos, el que no pudimos ni podemos evitar, poco a poco se va amortiguando... Pero, sigue latente en nuestras vidas. 

Hay muertes que se esperan, otras nos cogen por sorpresa, (como la tuya). Un 29 de Noviembre del 1996, cuando el débil sol de la mañana quería hacerse un hueco entre nubes cargadas de agua... Tus ojos se cerraron a la vida... En plena  plenitud, donde tus proyectos e ilusiones, también eran los míos...
Han pasado los años y quiero decirte que nunca tu recuerdo estuvo más vivo en mí que ahora, y este póstumo sufrimiento de no tenerte, me acerca cada día más a ti...

¿Por qué siento tú presencia, vuestra presencia? ¿Seguís viviendo a través de mí...? ¿Me sigues protegiendo?  ¿me protegéis  como cuando lo hacíais en vida...? No se... A veces deseo sellar mi memoria, de vuestros recuerdos, de tu recuerdo...

Pero para olvidar, tendría también que borrar todos los momentos vividos incluidos los días felices junto a vosotros, junto a ti...
Olvidar  lo que fui y lo que soy ahora. Tendría que volver a nacer de nuevo, comenzar a vivir sin la desfallecida experiencia  de vuestras muertes, de tú muerte: renunciar  a todo lo vivido, después de vuestra partida, de tu partida...

Y aunque el dolor a veces invade mi alma...Es demasiado cruel por mi parte, no reconocer que la vida aún sin vuestras presencia, siguió y sigue siendo generosa conmigo. Y quiero deciros que en esos “momentos placenteros de felicidad” que la vida me sigue ofreciendo, os resucito en mi presente, para que escuchéis esas risas infantiles que las hago vuestras... Y así compartiendo bellos amaneceres, estrellas que brillan, flores  que huelen.., pequeñas cosas.., las sigo disfrutando y las vivo como si fuese mi último día...

Así, van pasando mis días.., con sus primaveras, veranos, otoños e inviernos... Y en ésta estación de los colores de fuego, en estos días otoñales donde los días se acortan... Cuando los árboles van desvistiéndose, de sus hojas, una hoja aquí y otra allá, alfombrando con bellos colores, de bronce y cobre ciudades, caminos, parques y veredas... 
Casi sin darme cuenta, volveré de nuevo a vivir otro frío invierno... Que hará acto de presencia con sus lluvias... Levantando vientos que llevarán y traerán nubes cargadas de agua como aquel fatídico día... 

Y en está contemplación de la madre naturaleza, me sigue sorprendiendo; que éste corazón  partido, lleno de heridas.., tapado con tiritas, sigue latiendo... Sigue latiendo, por los que están... Y por vosotros que tanto amabais  la vida, la seguiré viviendo... 





                                                        

domingo, 9 de febrero de 2014

INVIERNO




                                                                           

   

En esta época de nieve, lluvia, frío... Todo se detiene... En ésta estación invernal, aquí en mi hogar en éste remanso de paz y sosiego. 

Al caer la tarde a través de los cristales, observo como pían algunos pájaros. Intentan cobijarse  en las ramas de los árboles, desvestidos, de sus hojas, que volaron, al compás  del viento...Ellos al igual que yo, esperan un nuevo día... 
                                                                                 

                                         
A lo lejos en un cielo plomizo el sol, ofreciéndome los últimos destellos de su luz...
                                                                            


                                               
El día va deshaciéndose... En una caricia tan suave que apenas roza mi piel... En esta tarde de quietud, la poesía  de Antonio Machado  me aviva, me despierta...
En este invierno mio, su invierno... Vuelve a estar presente. Uniéndonos en sensaciones... Con la misma intensidad de aquel tiempo ya vivido...

                                                                              Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados,
sobre los campos, llueve.
Pintaron de gris el cielo
y el suelo se fue abrigando con hojas,
se fue vistiendo de otoño.
La tarde que se adormece
parece un niño que el viento mece
con su balada en otoño.
Una balada en otoño,
un canto triste de melancolía,
que nace al morir el día.
Una balada en otoño,
a veces como un murmullo,
y a veces como un lamento
y a veces viento.
Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados
sobre los campos, llueve.
Te podría contar
que esta quemándose mi último leño en el hogar,
que soy muy pobre hoy,
que por una sonrisa doy
todo lo que soy,
porque estoy solo
y tengo miedo.
Si tú fueras capaz
de ver los ojos tristes de una lámpara y hablar
con esa porcelana que descubrí ayer
y que por un momento se ha vuelto mujer.
Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados…
Entonces, olvidando
mi mañana y tu pasado
volverías a mi lado.
Se va la tarde y me deja
la queja
que mañana será vieja,

 de una balada en otoño.

Es invierno llueve  y hace frío... ¡Cuántas sensaciones... Amo está estación  llena de contrastes!





martes, 29 de octubre de 2013

DEMASIADA FELICIDAD



Comienza a llover...El ruido de la lluvia en el cristal pone música en esta tarde silenciosa...

                                                                 
          

El ruido de la persiana hace acto de presencia... Somos tres: lluvia, viento y palabras... Sinfonías de sonidos que me acompañan en esta tarde gris... 
Solo el calor de las palabras escritas, hace que tome conciencia de este difícil y al mismo tiempo maravilloso mundo de las letras.

Es verdad que el escritor necesita, la soledad, el amor, el dolor, la realidad, la fantasía...Para poder transmitir de forma fiel y exacta aquello que está pensando...
Entre mis manos un libro:
                                                 
                                                                            



Su autora Alice Munro, Premio Nobel de Literatura 2013 maestra de la palabra. Admiración es lo que me provoca cuando leo sus maravillosas palabras hechas historias.

Y yo me pregunto ¿El escritor nace o se hace? Cuando se lee esas maravillosas historias donde las palabras están en ese lugar preciso para que el lector goce con ellas. ¿Cómo  se consigue? preparación, imaginación, trabajo o escribir aquello que su corazón le dicte...
A veces transmitir de forma fiel y exacta aquello que pensamos muchas veces, nos cuesta un gran esfuerzo.... Las palabras, las usamos para comunicar, nuestros pensamientos... Todos usamos las palabras, todos contamos, escuchamos y protagonizamos historias.

Contar historias con palabras por escrito parece una actividad casi tan natural como hablar o cantar. 
Sin embargo, solo algunas personas tienen el don de escribir aquello que están pensando.Juegan con las palabras, al igual que piensan escriben llevando al lector a un mundo real o imaginario.

Les hace sentir todas esas emociones que ellos mismo sintieron cuando plasmaron sus ideas en una hoja en blanco. Ellos conectan, llegan a la mente de aquel que los lee...


                                          
                                             

Dicen: " Cuando el alumno está preparado aparece el maestro”A veces me pregunto: ¿Qué hago yo, en este mundo de  las palabras...? Según palabras de Newton:
“Pude ver más lejos y llegar más alto porque me apoyé sobre los hombros de verdaderos gigantes…”

Por todo lo anterior yo disfruto ahora del milagro del encuentro... 
Después de esta pequeña pausa...Sigo leyendo... Disfrutando de este maravilloso libro. 
“Demasiada felicidad"
                                                                                                       


                                                                                 
                                                   

                      
  


 La escritora canadiense Alice Munro “Maestra del relato corto" nacida en Wingham (Ontario) en 1931, es la decimotercera mujer que obtiene el galardón más importante de las letras universales.
Se inició en la literatura a los 30 años, con cuentos y relatos que vendía para la radio pública canadiense.
 Ha volcado en su literatura la experiencia de su vida cotidiana.La autora, madre de tres hijas ha reconocido la importancia de su madre y de las mujeres que ha conocido en su vida para construir su gran territorio literario.
 Hija de una profesora y un granjero, estudió periodismo y filología inglesa pero abandonó los estudios para casarse y ser ama de casa.

 Entonces aún no escribía. Montó una librería con su primera esposo, padre de sus tres hijas, hasta que se divorciaron. La escritora, se casó por segunda vez (aunque mantuvo el apellido de su primer marido) empezó a publicar con éxito en 1968.

 En la actualidad está considerada como una de las principales escritoras actuales en lengua  inglesa y una de las maestras mundiales del relato contemporáneo. Es autora de doce volúmenes de relatos, dos antologías y una novela.

 A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios de prestigio, entre los que cabe destacar el Governor General’s Award de Canadá, que le ha sido concedido en tres ocasiones, el W.H. Smith Prize, el National Book Circle Critics Award de los Estados Unidos, el PEN/Malamud Award for Excellence in Short Fiction, el Rea Award for the Short Story, el Giller Prize, el Trillium Prize y el Libris Award. Y ahora, el más deseado, el Premio Nobel de Literatura.


Algunos de sus cuentos

Dance of the Happy Shades (1968)
Las vidas de las mujeres (1971) su única novela
Las lunas de Júpiter (1982, edición original)
Progreso del amor (1986)
Amistad de juventud (1990)
Secretos a voces (1994)
El amor de una mujer generosa (1998)
Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio (2001)
Escapada (2004)
La vista desde Castle Rock (2008)
Demasiada felicidad (2009)
Mi vida querida (2013)