Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta olores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta olores. Mostrar todas las entradas

lunes, 1 de diciembre de 2014

VIAJAR




Viajar es uno de los grandes placeres de la vida. Conocer diferentes culturas, arquitectura, costumbres, hacen de los viajes una manera de ocupar y de disfrutar de nuestro tiempo de ocio.






Cuando me abrochaba el cinturón para realizar el despegue. Pensé: De nuevo vuelvo a viajar sola, como en el 2010 cuando realice el Camino de Santiago desafiando temores e inseguridades... Debo de confesar que me resulta un poco difícil no tener miedo, ante éste nuevo viaje... Segundos me duró estos pensamientos mi otro yo, pronto me contesto ¿Ventajas? (No tienes que darle explicaciones a nadie, puedes seguir tu ritmo y tus deseos te mueven como el viento...)

Siempre pensé que cuando decidiera, cruzar el charco, por primera vez, lo haría a Asia concretamente Japón, y dentro de Japón, Osaka y Kyoto sin embargo mi destino o mis "hados" me llevan al pulmón empresarial de Brasil. La vida a veces nos da sorpresas...


En estas 10 horas largas que dura el viaje te da tiempo a pensar... Muchas veces el camino de la vida nos va mostrando, pruebas que hay a que superar... Al final pensé: no importa el destino ni las dificultades, mejor pensar en las emociones con las que me pueda encontrar...

8.866,23 kilómetros son los que separan mi ciudad, de Sao Paulo. ¿Parecen muchos? Pues aquí estoy metida en el avión con la emoción de llegar a la gran urbe, a la metrópoli de la América Latina.

                                                                     
                                                                               


Sao Paulo, apodado por sus habitantes como “Sampa”, posee una increíble riqueza histórica, cultural y natural: la cantidad de rascacielos que posee, es impresionante. Cuenta con algunos de los rascacielos más altos del mundo, el Edificio Italia es el segundo edificio más alto de la ciudad y del país, con 168 metros y 46 plantas. En ésta gran urbe me llama poderosamente la atención, los postes en el exterior soportando una maraña de cables por fuera al lado de grandes palmeras y rascacielos. Cuando las lluvias torrenciales hacen acto de presencias, este cableado  provocan un sin fin de avería.








                                                           



¡El tráfico de coches es inmenso! Aviones y una gran flota de helicópteros surca este cielo, que se traslada por medio de autopistas y autovías, cruzado por dentro de las zonas urbanas, disminuyendo sus tiempos de desplazamiento, esto es la solución para todos aquellos que pueden pagarlo. Los menos afortunado tienen que pasar largas horas al volante hasta llegar al destino elegido. Tanto es así que para descongestionar un poco el trafico se le aplica  el "rodizio" sistema que permitir controlar la afluencia del trafico según el numero de la matrícula del coche; limitando el horario de libre circulación en horas puntuales.
                                                              
                                                 
  

                                                 

 
 
        


En el corazón de la ciudad se encuentra la Avenida Paulista, que se ha transformado en el centro financiero, comercial y cultural. Su gran cantidad de atracciones a lo largo de su recorrido y alrededores; bancos, hoteles, consulados, tiendas, museos, cines, bares y teatros, hace esta gran avenida única. Muy cerca se encuentra una de las zonas de más lujo y glamour de Sao Paulo, la calle Óscar Freire,

                                                     

                                                

                                            
                                                      



Es una de las zonas más famosas de comercio de todo Brasil pertenece a una de las calles más exclusivas del mundo. En esta calle se encuentra un buen número de de diseñadores de firmas italianas, norteamericanas y firmas brasileñas en ropa y calzado. 
                                                      



                                                                             



                                                                                   

                                                                                                                        
           
             Es curioso ir por esta calle por el gran contraste que hay con el resto de Sao Paulo.                                                                                                     
                                                                             
                                                                                   


                                  Entre sus numerosos barrios se encuentra Alphaville:


                                                                                   
                                                                               


                                                       

                                                       

                                                        

En este barrio me maravilló sus orquídeas injertadas en los troncos de sus árboles y palmeras, gigantes ¡Aquí, todo es exagerado! en ésta zona residencial poblada de casas señoriales la vigilancia es extrema, un control a la entrada de la urbanización hace pensar para todo aquel que la puede visitar, que aquí solamente vive gente con poder adquisitivo alto deseosos de tener un espacio tranquilo, libre de polución bien cuidado verde y sobre todo seguro. En este pequeño "oasis" se encuentra a unos 29 kilómetros aproximadamente de Sao Paulo centro. En horas punta su recorrido en coche se puede hacer eterno. 

                                           
     
  
Esta gran urbe no deja de sorprenderme... Como en muchas ciudades en las Américas, está integrada por descendientes de otros países. Y así, casi por arte de magia mis pasos  me llevan a sumergirme en la cultura que siempre desee conocer en la colonia de japoneses  más numerosa fuera de Japón.

Liberdade. Aquí viven, cerca de 400.000 personas originarias del País del Sol Naciente. Hoy se calcula que viven en Brasil un millón y medio de descendientes de japoneses. De ese total, el 75% está concentrado en este estado de São Paulo.

Cómo amante del reino vegetal, no podía dejar de visitar el Jardim Orientaun. Un pequeño tranquilo y hermoso jardín japonés ; visitar uno de sus muchos restaurante y saborear su comida, el sushi uno de los alimentos más populares tanto en Japón como en el extranjero. 

                                               

                                                                             

                                                     

                                                                                 
                                                     

                     Una delicatessen que sorprende por su minimalismo, elegancia y particular sabor. 
                                                                                          
                                                                           
     
   
                                                                


Sin olvidar ese arte suyo milenario, el "masaje" una buena terapia para el cuerpo y el alma.
                                                                                                                                   
                                                                             
          

                                                                        

En el masaje, hay muchas técnicas entre ellas se encuentra el Shiatsu. Este masaje de origen japonés, cuyo objetivo es mejorar la salud y calidad de vida, a través de presiones nos hace sentir, el placer que genera sobre nuestros músculos doloridos, estimulando así la capacidad natural auto curativa del organismo para recuperar la fuerza vital.
Al sentir las presiones en nuestro cuerpo. Es como si nuestro corazón y mente se unieran, abriendo en nuestro interior el cauce hacia la fuente de la vida...  

"Nada soy yo, cuerpo que flota,
 luz, oleaje; todo es del viento y el viento
es aire siempre de viaje." Octavio paz

Así, con la satisfacción de haber conocido un país y dos culturas diferentes. En estas seis semanas intensas, y al mismo tiempo fugaz. ¡Cómo vuela el tiempo, parece que llegué ayer! atrás quedaron los días de Sol y del agua de coco.

                                                
                                                


                                                    
                                                         
                                                                                 
 
                                                   
   
Vuelvo de nuevo a casa, haciendo un recorrido mental de mi estancia en este país, con recuerdos de personas acogedoras, maravillosas, paisajes, sonidos, olores, sabores, sensaciones y feliz de haber podido ver la sonrisa de uma menina agarrou na minha mão e não queria deixar ir.  Que siempre la llevaré en mi corazón y mente...  
Con este cumulo de sensaciones comprendo que la vida es un viaje donde siempre nos aporta al final, una enseñanza...




martes, 9 de abril de 2013

PLACIDEZ Y SOSIEGO

   


     Mis pensamientos vuelan, me llevan a mi infancia allí en el patio de mi casa rodeado de flores, olores azahar, jazmín, madreselva.Veía y observaba a mi padre, siempre con un libro entre sus manos.


     ¿Qué tiene entre las manos que está horas y horas ahí en silencio sin hablar como ausente, sin embargo su cara refleja placidez y sosiego?. Esa pregunta me la hacia una y otra vez .Quería ser como el, llenar esos huecos que nadie llena.

     Empecé a leer, cada vez me gustaba más y más. !Ahora si comprendía a mi padre! sentía su necesidad de estar en silencio frente a su libro. Allí donde los personajes te llevan a lugares insospechados, conociendo vidas muy diferentes a la tuya, sin embargo te hacen sentir, vibrar soñar...

     Fui creciendo con ellos llegué a la adolescencia ellos seguían allí en mi mundo, caminaban conmigo. Hoy después de muchos años en la madurez de mi vida siguen acompañándome y espero seguir con ellos hasta el final de mi vida.

 
  Un buen enlace, para leer y compartir.

                                      www.ellibrototal.com/ltotal