Google+ Followers

sábado, 31 de marzo de 2018

CUANDO EL SILENCIO HABLA...

  
                             

                                                                           

                                                                                                               
 

En este siglo donde el teléfono, la radio y televisión nos invade, nos hallamos sumergidos  continuamente en un juego que la sociedad nos ha ido imponiendo poco a poco...
Deseosa de salir a veces, de este juego, yo me pregunto: ¿Suena el silencio? ¿a qué suena el silencio...?

Si estas preguntas se las hiciera a personas que escucha, me contestarían que el silencio no suena a nada.
Sin embargo las personas videntes y sordas, siente hasta el más mínimo detalle que está ocurriendo a su alrededor.
Ellas ven y escuchan con los ojos y oídos del alma.

Sería un buen ejercicio a poner en práctica, cuando el mundanal ruido nos agobia quitándonos nuestra paz interior...
Abstenerte de hablar, cerrar nuestros ojos, tapar nuestros oídos. Para  que nuestra vida pueda sintonizar y  redescubrir la esencia de la vida...              
  


Y fue entonces cuando sentí que el silencio me  hablaba...

¿A que suena silencio?
A caracola de mar y  pisadas en la arena mojada.
¿A que suena silencio?
A olor a romero en las noches de luna clara.
¿A que suena silencio?
A tardes de calor y canto de chicharras.
¿A que suena silencio?
A camino de piedras junto al río de aguas mansas.
¿A que suena silencio?
A noches de esperas, mientras otros descansan
¿A que suena silencio?
A pasillos muy largos y batas muy blancas.
¿A que suena silencio?
A llanto en la noche esperando el alba...
                                                                Enca Gálvez


                                 

Helen Keller escribió sobre su encuentro con Anne Mansfield en su
autobiografía,  "Historia de mi vida" ("The story of my life'')

 “¿Habeis estado alguna vez en el mar en medio de una densa niebla cuando parece que una tiniebla blanca y tangible nos encierra. Y el gran buque, tenso y ansioso, avanza a tientas hacia la costa con plomada y sonda, y uno espera con el corazón palpitante a que algo suceda?

Antes del comienzo de mi educación yo era como ese buque, sólo que no tenía brújula ni sonda, ni modo de saber a qué distancia estaba el puerto. ''Luz ¡Dame luz'', era el grito silencioso de mi alma, y la luz del amor brilló sobre mí en esa misma hora.


"Caminamos por el sendero hasta la fuente, atraídas por la fragancia de la madreselva que la cubría. Alguien extraía agua y mi maestra puso mi mano bajo el grifo. Mientras el chorro fresco me empapaba una mano, ella deletreó en la otra la palabra agua, primero despacio, después de prisa. Me quedé en silencio, fijando mi atención en el movimiento de sus dedos. De pronto tuve una borrosa conciencia, como de algo olvidado, el estremecimiento de un pensamiento que regresaba; y de algún modo se me reveló el misterio del lenguaje. Supe entonces que ''a-g-u-a'' significaba esa maravillosa frescura que rozaba la mano. Esa palabra viviente despertó mi alma, le dio luz, esperanza despertó mi alma, le dio luz, alegría, la liberó". 

                                             
                                                                             


La enfermedad destruyó la vista y el oído de Helen Keller, cuando ella aún no había cumplido diez años, dejándola aislada del mundo. Con experiencia, dedicación y amor a través del sentido del tacto, logró establecer contactos con la mente de la niña, y al cabo de tres años le había enseñado a leer y a escribir en Braille.

Mi admiración  más profunda por Anne Mansfield Sullivan maestra de Helen Keller.

Porque ella sabía que el silencio también  habla ...
                         

jueves, 8 de marzo de 2018

EL CIELO LLORA...

  

                                                                                            
                                                                                                                                                                                                           
                                                                                            
Ante sus ojos todo se volvió invierno, el cielo llora; su llanto derrite la tierra, una ráfaga de viento enfurecido sobrenatural, baja desde un cielo gris cubierto de nubes heladas. Es invierno, los árboles despojados de sus hojas elevan sus ramas desnudas hacia un cielo pidiendo clemencia, siente el palpitar profundo de la tierra y se estremecen... 
Los pájaros melancólicamente en sus desnudas ramas cimbreándose al compás del viento, callan y esperan un pequeño rayo de sol que los caliente...  

                                               

                                                                                              
 Ella, sin embargo con los ojos bien abiertos sin pestañear, inmóvil tras el cristal, contemplaba complacida, una densa niebla de nubes negras repletas de agua... Allí después de vaciarse de pensamientos, escucho su yo más profundo, su alma...
                                                                       
                                                                         
                                                    
  

 Se vio a sí misma entre las nubes, con gran placidez, flotaba entre viento y lluvia... Había llegado el momento de entender lo que era la naturaleza de maravillarse ante ella. Sin saber porque un comprensible y cálido sentimiento la acercaba más a sus estaciones.

 Ahora sí, entendía sus turbulencias, sus precipitaciones, sus fuertes lluvias, con vientos huracanados; lo asumía, sabiendo que su fuerza cambiante era diferente en cada estación de frío a calor... Entonces comprendió que el universo inspira y espira llevado su perfecto ritmo, su propia armonía...





  
                                                                                          





imágenes gif de la red


sábado, 30 de diciembre de 2017

LA RUEDA DE LA VIDA



                                                                           
                                                                               



Todos los años, por estas fechas, cuando el frío y la nieve llaman a la puerta y las hojas del calendario llegan a su fin, para dar comienzo al nuevo año, no se por qué, siempre me gusta limpiar y ordenar los armarios; poner en orden todo lo acumulando en estos 365 día. Mientras voy realizándolo, al observarme tan atareada en este menester, me pregunto si este acto que estoy llevando a cabo será una simple manía que tengo por el orden, o quizás también una necesidad de reflexionar y hacer limpieza interior, sea lo que sea, es una simbiosis, que me ayuda a valorar lo que realmente necesito y quiero en mi vida. Una vida que esta llena de acontecimientos que sin lugar a dudas ha ido marcando todos los días, de este efímero año que pronto se acabará.

Al quitar las hojas del calendario, para remplazarlo por el del nuevo año, lo miro y no puedo creer que haya pasado tan pronto, estos doce meses con sus días y sus noches... Y a pesar del tiempo pasado, me sigue asombrando que una parte de mí sigue siendo la misma, un alma sin tiempo... 

Se, que éste solsticio de invierno también terminará, para dar paso a la primavera y a la época estival, donde millones de estrellas, seguirán brillando unas brillarán más que otras, pero todas seguirán siendo igual de hermosas y es aquí en este preciso momento cuando al recibir de nuevo un año más comprenda que todo lo acontecido en éste año perdió importancia... 

                                                                    
                                                                                                                                                                                             Imagen de la red

Este nuevo año como siempre, lo empezaré con curiosidad y al mismo tiempo con cierta incertidumbre, pero sin miedos. Es curioso, en esos momentos, donde mis manos laboriosas van poniendo orden dentro del armario, la voz de una persona muy querida para mí, interrumpe mis pensamientos tan nítida y clara como aquella tarde invernal, cuando el frío invernal y la nieve llamaban a la puerta.
En el salón, sentadas acurrucadas en el sofá tapadas hasta los ojos, con una manta observábamos, complacientes, el crepitar del fuego de la chimenea, tiritando de frío saboreando una taza de chocolate bien caliente, mirándome fijamente a los ojos sin preámbulo (a boca jarro como suele decirse en ésta tierra) me preguntó:

-¿No tienes miedo al futuro y a la soledad? Sin vacilar ni un momento  contesté.
-Nada, solo espero, y confío en  mi Dios... El, será mi guía.

Segura, confiada, sin miedos me dejaré guiar donde mi corazón me lleve... Sin lugar a dudas seguirá habiendo cambios en mi vida y en la tuya, unos serán mejores que otros, todo cambia y cambiamos... La rueda de la vida sigue rodando, ¿no la sientes...? cambia continuamente de sitios, de lugares de personas..Las personas para bien, o para mal, aunque nos duela, también cambian... a veces radicalmente, como el viento que desplaza las hojas de los arboles en los parques y veredas...

Sin dejar de mirarme, cogió la humeante taza que rebozaba de chocolate; tomando un pequeño sorbo, lo saboreó con gran placidez, con los ojos semicerrados, suspirando, muy bajito musitó...Tendremos que seguir confiando un año más...

                                                                      
                                                                                                                                             
                                                                








lunes, 30 de octubre de 2017

AL OTRO LADO DE LOS CORRALES...



Al salir esta mañana, la luminosidad del verano, es ya un vago recuerdo. Aun así, dejándome guiar por la suave brisa marinera llena de aromas salobres, a sal y algas marinas, camino y descubro que en este tiempo en la mar, la bajamar, también es hermosa... 

       
 
Mientras más la miro, más me seduce y la disfruto, porque me deja explorar, libremente, descubrir por mi misma la realidad natural de la vida... Gaviotas pescadoras, rayan el aire con sus graznidos, danza, al compás de las olas del mar, surcando un cielo azul de paisajes y nubes blancas...
                                                                                                                              



Adentrándome en la playa de las tres piedras de este pequeño pueblo pesquero, del litoral gaditano, en ésta mañana otoñal, convirtiéndome en una naturalista aficionada, veo la mar, y descubro, un hermoso paisaje de rocas, que como fieles centinelas la vigila...
Pequeñas lagunas con diminutos pececillos, van y vienen por su cálida agua, los suaves, rayos del sol, les hacen brillar; se contonean armónicamente buscando la corriente del agua, creando en su vaivén destellos de platas...
Y cangrejos, que al sentir mi presencia intenta ocultarse entre cuevas de ostinoras desgastadas; huyen, buscan, su intimidad, desean pasar desapercibidos.

    
                                                                                               
Al observarlos de cerca, sintiendo la vida  dentro del agua, mi corazón en ese instante palpita, agradecido, al sentir como la vida fluye... Con su mágico soplo todo lo llena, todo lo abarca, sin necesidad de un destino o meta....



Al otro lado de los corrales las olas, en su ida y venida, susurrantes me hablan, de este mar inmenso, donde existen y conviven hermosos peces, compartiendo su espacio con plantas y corales de mil formas diferentes de inolvidable, belleza, seres que al igual que yo saborean y gozan del placer de sentirse vivos, donde no hay dirección ni viento favorable...
Y es aquí donde siento mi mente deshojarse de inútiles e inservibles pensamientos que ensucian mi corazón y mi alma... 




Aquí en esta playa de las tres piedras, en Chipiona en el litoral gaditano, este arte milenario de la pesca hoy en día muchos pescadores de la zona siguen utilizándolos. Los corrales de pesca son trampas gigantes que funcionan con la marea. Son recintos cerrados, hechos con rocas y piedras ostioneras del mar, unidas entre sí en forma de puzle, de forma natural. A lo largo de estas paredes (en la bajamar se ven perfectamente) se encuentran grandes agujeros tapados con una rejilla. En la pleamar los corrales se inundan de peces; sargos, mojarras, lisa, corvina, pulpos, chocos... exquisiteces para deleite de nuestro paladar, que podemos disfrutar cocinado a la plancha en cualquier chiringuito de la zona.
          
  
Los pescadores que estén adscritos al corral, recogen los peces que quedan atrapados en la bajamar, (respetando las especies en veda). Este sistema de pesca antiquísimo, es sin lugar a dudas un gran legado que nos dejaron los fenicios o romanos a su paso por éste litoral.



 

Otros lugareños del lugar también aprovechan este estado de la mar, subido en las piedras de los corrales lanzando sus cañas de pesca a la hora que empieza a subir, deseando capturar algún pez con este paciente y relajante sistema.









miércoles, 26 de julio de 2017

LA MAGIA DE LA FELICIDAD...





Dicen: “que soñar despierto ayuda a mantener nuestro cerebro en forma y que todos podemos disfrutar del poder de la imaginación”
También he leído: “que cuando  soñamos que estamos viajando en tren es porque se necesita un cambio radical en tu vida y empezar a pensar un poquito más en sí misma”...

Y yo me pregunto: Cuando se sueña despierta sentada en el sillón preferido de tu casa, ¿Qué significado tendrá...? realmente no lo sé, lo que sí sé que en esta tarde calurosa de Julio intentaré viajar bien despierta para poder saborear todas las sensaciones que mi mente pueda soportar.

Ya lo decía Pessoa, “para viajar no hace falta salir de tu ciudad’. La voluntad y la necesidad de viajar es lo que te activa”

Ante estas sabias palabras me relajaré, aspirando profundamente y con la mente totalmente abstraída fantasearé con este viaje increíblemente bello, para ser cierto...
Viajaré a la isla de Bali "la isla de los dioses,"  Dejándome cautivar por esa llanura, al poder admirar toda la magia de la naturaleza, sólo interrumpida por el perfil del volcán Batur. Todo ello os lo puedo asegurar, con la ayuda de mi imaginación, que no es poca... 
Recorrer sus playas descalza, bordeadas de palmeras, contemplaré bellas puestas de sol, caminaré por sus densas junglas, descubriendo hermosos templos, viendo la divinidad en cada lugar, en cada piedra, en cada palmera... Sintiéndome maravillada, ante la inmensidad de sus bien cuidados campos de arroz gracias a la laboriosa mano del hombre en Abud.   

                                                                   
       
                                                                                                             Imagen de la red

Esta paradisíaca isla, es famosa por sus más de 10.000  elaborados templos y la cordialidad de sus gentes, la isla está repleta de manantiales y densas junglas. Muy pocos lugares del mundo pueden presumir de ser la encarnación del verdadero paraíso. Se encuentra ubicada en una cadena, con Java al oeste y Lombok hacia el este.


                                                                      
                                                                                                            Imagen de la red

Es uno de los lugares más enriquecedores del mundo. Es una mezcla única de cultura excepcional, paisajes hermosos, playas tropicales, clima tropical, es fascinante su zona montañosa, ya que toda la isla está formada por una cadena de montañas que se extiende de este a oeste. Dentro de estas montañas la más conocida, por ser la más alta es el volcán Agung que llega a los 3142 metros de altura. Agung es un volcán aun activo que entró en erupción por última vez en 1963.


                                                                 
                                                                                                                    Imagen de la red   

Otra atracción turística de Bali es su gran arrecife de coral que rodea toda la isla y por supuesto es un lugar inolvidable para practicar el submarinismo. Sobra decir que viajar allí puede convertirse en una de las mayores experiencias de nuestra vida. Y es que soñar despierto son los mejores sueños... 

Pero volviendo a mí realidad, miro  alrededor y me sonrío, dejando de fantasear y divagar con la mente totalmente abstraída en este bello lugar. Y es que yo me conformo con pequeñas cosas que me hacen feliz... 
Abrir la ventana y respirar el aire fresco de la mañana, aspirar el perfume dulzón de la dama de noche, cobijarme al amparo de un árbol buscando su sombra, contemplar una puesta de sol, una palabra amable, la sonrisa de un niño, admirar la grandiosidad y belleza de un cielo estrellado, un abrazo que me caliente el alma...Por todo ello agradezco a la vida que me regala la magia de la felicidad, llena de pequeños placeres, ocultos en las pequeñas cosas... 

¡Por todo ello amigas y amigos feliz verano y ser felices!




lunes, 24 de abril de 2017

MOMENTOS E INSTANTES...




La tarde, va cayendo en medio de una calma absoluta... Solo  interrumpida por la monotonía del tic- tac, tic-tac del reloj. Miró a través de la ventana, en voz alta le dijo llamando su atención: 

-Ya es primavera, salgamos a llenarnos los ojos de verde, de colores de aromas-

-¡Sí, si, salgamos!-

La pequeña, graciosa y ágil, la siguió por la senda. A su alrededor mariposas de colores elevándose por el aire húmedo de la tarde, danzaban en un mágico ritual rozando hojas y flores, como pequeñas hadas  entre las florecillas silvestre.

- ¿Es bello el campo, verdad? ¿Te gusta...?-
- ¡Claro!
- Respondió la niña con una sonrisa dulce -

Árboles que parecen eternamente jóvenes, custodiaban sus  pasos... Con las manos entrelazadas caminan, entre ellos...
                

                                                                                         Campo de trigo con cipreses V. Van Gohg

 -Si observas a las flores, veras como elevan sus pálidos pétalos, buscando los rayos del sol. La niña las observa con detenimiento.

-¡Cómo brillan!¡me encantan!-

Contenta por el hallazgo se concentró curiosa como siempre, y una a una las fue observando detenidamente. Con toda  la naturalidad del mundo con voz cantarina exclama:

-¡Ah... brillan  porque son jóvenes, acaban de nacer!-

Ella, también observó las diminutas flores que la pequeña con delicadeza, entre sus pequeñas manos sostenían y que con tanta emoción, observaba... Entendiendo que hay momentos e instantes que pueden cobrar verdadera fuerza y dar un sentido completo a la vida...

-Mira, el trigo está madurando, se está despertando a la vida y las amapolas les hace compañía!-

                                                                       
                                                                       Campo de trigo con amapolas V. Van Gohg

Atrayéndola hacia si, rodeándola con sus brazos, acurrucándola, tiernamente  la beso. Con verdadero agrado, comprobó cómo sus pequeñas narraciones, sobre las flores y la naturaleza, iban dejando su huella en su alma infantil.  
Entre sus brazos, mirando hacia la bóveda celestial llena  de júbilo, exclama:

- Abu, ¿has visto? !En el cielo hay una alondra¡-

                                                                                                  Campo de trigo y alondra V. Van Gogh 

Allí, en medio rodeadas de tanta belleza, no pudo evitar perderse en el tiempo... Entrando en el mundo y en la auténtica inspiración llena de pinceladas de colores de "el pintor incomprendido".
En todo el tiempo que duró su incursión, en plena naturaleza perdieron la noción de las horas, engrandeciendo su propio mundo interior...
Un mundo que está al alcance de todos, pero que a veces no sabemos mirar, ni percatar lo fantástico... El bellísimo tesoro, que esconde la naturaleza,  la vida...



Mi más ferviente admiración hacia este gran maestro de la pintura.


Vincent Willem van Gogh fue un pintor neerlandés, uno de los principales exponentes del postimpresionismo. Fecha de nacimiento: 30 de marzo de 1853, Zundert, Países Bajos.

Fecha de la muerte: 29 de julio de 1890,
Auvers-sur-Oise, Francia Pintó unos 900 cuadros (entre ellos 27 autorretratos y 148 acuarelas) y realizó más de 1600 dibujos. Su hermano menor Theo, marchante de arte en París,  fue una figura central en su vida quien le prestó apoyo financiero de manera continua y desinteresada. La calidad de su obra fue reconocida solo después de su muerte, en una exposición retrospectiva en 1890, considerándose en la actualidad uno de los grandes maestros de la historia de la pintura. Influyó grandemente en el arte del siglo XX, especialmente entre los expresionistas alemanes. 

Falleció a los 37 años,por una herida de bala de pistola; aún no se sabe con seguridad si fue un suicidio o un homicidio involuntario. A pesar de que existe una tendencia general a especular que su enfermedad mental influyese en su pintura, el crítico de arte Robert Hughes cree que las obras del artista están ejecutadas bajo un completo control; de hecho, el pintor jamás trabajó en los periodos en los que estaba enfermo.


Obras seleccionadas
La noche estrellada sobre el Ródano, 1888
La cosecha, 1888
El huerto blanco, 1888
El dormitorio, 1888
El puente de Langlois, 1888
La casa amarilla, 1888
La noche, 1889
Campo de olivos, 1889
Los girasoles, 1888
Lirios, 1890
Campo de trigo con cuervos, 1890
El puente de Langlois en Arles, 1888
El Moulin de la Galette, 1887
La italiana, 1887
Retrato del artista, 1887
El salón de baile en Arles, 1888
Retrato de Eugène Boch, 1888
La habitación de Arles, 1889
Autorretrato, 1889
Retrato del doctor Gachet, 1890
Campos en Cordeville, 1890













lunes, 6 de febrero de 2017

FLORES...




A lo largo de nuestra vida, hay días y meses en el año que por su importancia y lo que ello han significado en nuestras vidas no es imposible de olvidar... Son esos momentos que tenemos que decidir si seguir adelante, parar, o dar marcha atrás. Y es entonces cuando empieza tu dolor o tu alegría, según el estado de ánimo que ese día tengas. Los pensamientos vienen y van, se agolpan, velozmente en nuestra mente, como un caballo desbocado, dudando qué camino coger... momentos que quisiera perderte en el infinito y no pensar. Eso fue lo que sentí cuando por circunstancias de mi vida tuve que cerrar puertas...
Porque hubo un tiempo donde las flores me pertenecían y yo les pertenecía...  Ellas me ayudaban a sonreír cuando mi corazón lloraba, sus colores alegraban mis días, su aroma calmaban mi alma. Por todo ello, mientras mi corazón siga latiendo, su belleza, aroma y colores siempre subsistirá en mi recuerdo…
Nadie como  William Wordsworth supo con sus bellas palabras expresar todo mi sentir.

“Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello,
que en mi juventud me deslumbraba;
aunque ya nada pueda devolver
la hora del esplendor en la hierba
de la gloria en las flores,
no hay que afligirse.
Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo.”
Son un regalo de la naturaleza efímero y puntual, en cada  primavera  nos sonríen, se visten con sus mejores galas para todo aquel que desee contemplarlas. Y en los momentos más importantes de nuestra vida ellas nos acompaña: boda, nacimiento, cumpleaños... y seguirán  acompañandonos  para decirnos el último adiós al final de nuestra vida ...Porque "ellas" son sutiles, delicadas, hablan sin palabras  se sienten sin tocarte,  tienen su propio lenguaje...Por todo ello, en este mes de febrero, frío, lluvioso, inestable, desapacible...¿Por qué no, decirle a la persona amada, con flores, y con cada flor expresar nuestros sentimientos...?
A través del tulipán rojo " Te declaro mi amor " con la rosa roja " Mi amor es profundo, incondicional y apasionado" el nenúfar le dirá " Te doy mi corazón puro " los lirios del valle  " Devuélveme  la alegría " los pensamientos " Tu recuerdo siempre me acompaña " y a través del nomeolvides  " Espero que nunca me olvide"  
Sin lugar a dudas toda una declaración de amor…
Existen diferentes teorías donde surgió, el lenguaje de las flores. La más antigua nace en Oriente. Cuenta una vieja leyenda: Un ángel fue expulsado del Paraíso por Alá por haberse enamorado de una mujer mortal. El ángel sólo sería perdonado si plantaba la flor Nomeolvides por todo el mundo. Cuando se lo contó a su enamorada, a pesar de la dificultad, ella prometió ayudarle en su tarea. Tanto amor y sacrificio conmovieron a Alá, que otorgó la inmortalidad a la mujer y abrió las puertas del Paraíso a los amantes.
Lo cierto es que desde la antigüedad, las flores han sido una vía para dar a conocer y transmitir sentimientos de generación en generación y de cultura en cultura, desde el Antiguo Egipto, la Edad Media, el Renacimiento, hasta llegar al Romanticismo.
El lenguaje de las flores, a veces llamada floriografía, se introdujo en la cultura occidental en el año 1716, cuando María Wortley Montagu, que había vivido un tiempo en Turquía, llevó este lenguaje a Inglaterra. No tardó mucho en despertarse el interés por el significado de las flores, y rápidamente esta pasión se propagó a Francia, donde se escribió un libro con el título Le Langage des Fleurs, fue considerado bastante atrevido, ya que junto con las 800 muestras florales, algunas de las descripciones resultaron escandalosas y tuvieron que ser limitadas a la traducción inglesa de la obra.
En la época del Romanticismo, fue sin lugar a dudas, donde tuvo su máximo  esplendor  la capacidad de hablar de las flores a través de sus formas, colores era un secreto que las madres legaban a sus hijas. Era tan extenso su significado; vida, belleza, muerte, soledad, pero sobre todo en el amor... cuando los amantes la utilizaban para comunicarse entre ellos...
Una pena que hoy en día este lenguaje éste en el desván del olvido.


Os recomiendo un libro que lo disfruté muchísimo "EL LENGUAJE DE LAS FLORES" de Vanessa Diffenbaugh Una historia, original, enternecedora de encuentros y desencuentros, donde sus personajes se refugian en el peculiar mundo de las flores, utilizando su sofisticado código del lenguaje floral para expresar, sentimientos, de dolor, ira, y amor en su complicado mundo...