Google+ Followers

viernes, 30 de agosto de 2013

CUANDO EL SOL SE ESCONDE




En una playa de fina arena, al atardecer, miraba el horizonte. No quería perderme éste momento mágico que estaba viviendo... Un sol anaranjado, casi rojizo se iba escondiendo en las profundidades del mar.

                                                         




                          Fue entonces cuando lo vi, quieto, inmóvil...  




Sus ojos al igual que los míos miraban el horizonte, pero él veía una realidad muy diferente a la mía...El aguardaba expectante a su dueño  que plácidamente se bañaba en un mar lleno de destellos... Fueron pasando los minutos... El seguía allí... 


                                                      

Al mirar con ternura ésta escena recordé lo que tantas veces había oído "El ser humano se diferencia de los animales porque tiene conciencia" 
 Siempre me han gustado animales. Los perros (doy fe de ello), siempre te esperan, quizás no tengan noción del tiempo, pero cuando te ven saltan de júbilo, te huelen, te lamen, te reconocen; no importa que estuvieras, horas, días o meses alejados de ellos. No hablan , no pueden decirte que sienten tus ausencias, que se mueren de ganas de estar contigo.  Sin embargo sus limitaciones no les impiden esa necesidad de comunicarse con las personas queridas y recordadas... Mucho tenemos que aprender de nuestros fieles compañeros... Este fiel compañero me hizo pensar. Si somos consciente, tenemos memoria;vivimos en un mundo donde las tecnologías y medios están a nuestro alcance, para que podamos comunicarnos unos con otros. ¿Por qué nos resulta tan difícil la comunicación? ¿Será falta de tiempo, pereza, desganas, timidez? Demasiados factores que por desgracia  nos aísla unos de otros... Para quitarnos esa triste sensación, de estar viviendo en la era de la comunicación, para mundo de incomunicados...  Deberíamos con más frecuencias usar simples palabras que ejercen un poder casi mágico. Para todo aquel que las escucha ¿Hola, como te encuentras, estás  bien? Palabras sencillas, pero que al oírlas a través del teléfono nos alegran y emocionan, cuando comprobamos que esa persona querida, también nos recuerda, quizás hasta nos extrañe...Dejándonos un camino abierto hacia donde el corazón nos lleve...






    

     




















                     



 -Me gustan mucho las puestas de sol; vamos a ver una puesta de sol-Tendremos que esperar…


-¿Esperar qué?

-Que el sol se ponga.

Pareciste muy sorprendido primero, y después te reíste de ti mismo. Y me dijiste:

-Siempre me creo que estoy en mi casa...
En efecto, como todo el mundo sabe, cuando es mediodía en Estados Unidos, en Francia se está poniendo el sol. Sería suficiente poder trasladarse a Francia en un minuto para asistir a la puesta del sol, pero desgraciadamente Francia está demasiado lejos. En cambio, sobre tu pequeño planeta te bastaba arrastrar la silla algunos pasos para presenciar el crepúsculo cada vez que lo deseabas…

¡Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces!

Y un poco más tarde añadiste:

-¿Sabes?... Cuando uno está verdaderamente triste son agradables las puestas de sol.

-¿Estabas, pues, verdaderamente triste el día de las cuarenta y tres veces?

El Principito no respondió...







         (EL PRINCIPITO) (LITTLE PRINCE) (LE PETIT PRINCE)
               Una metáfora sobre la vida ,el amor ,la amistad.
    Película de ciencia ficción musical,


       
   
                Para tod@s que aun conservamos ese niñ@ interior. Un bellísimo libro.                                  
"EL PRINCIPITO",(título original en francésLe Petit Prince) .Es la más famosa novela escrita por el aviador y escritor Antoine de Saint-Exupéry. Fue publicada por primera vez el 6 de abril de 1943, cuando vivía exiliado en Estados Unidos tras la caída de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Es un cuento infantil  llegado a considerarse una obra universal, siendo traducida a 160 lenguas y dialectos, llegando a convertirse en uno de los mayores éxitos de ventas de todos los tiempos.

                                                                     

               
                                                                                                                                                                        





                                      

                                                   

sábado, 10 de agosto de 2013

QUIEN RECUERDA VIVE DOS VECES

                                                                                                       





                                                                 
  En ésta calurosa tarde de verano, el jardín se silencia... La madreselva  florecida mezclándose con el olor dulzón de la dama de noche junto con las rosas, piden benevolencia, a éste aire abrasador y caliente, suplican ráfagas de frescura húmeda...Solo el hibiscus  al otro lado del jardín se balancea disfrutando del caliente sol.                                                                                     



                                                 
                                                         
 
                                             

     
Con los ojos semicerrados, en esta embriaguez provocada por  este letargo estival, este pequeño espacio de naturaleza trae a mis recuerdos otra naturaleza más fría, más húmeda... Diferente... Sintiendo en mi piel la maravillosa frescura y el aroma de la vegetación húmeda... Que se interrumpe  al escuchar  a lo lejos el cantar de la chicharras...


 Dicen: "Quién  recuerda vive dos veces". Nuestro recuerdos  en nuestra memoria tienen un modo muy particular de manifestarse, comparando  nuestro presente con  momentos vividos en el pasado.
Cuando lo vivido fue placentero, esos recuerdos se vuelven nítidos y vuelven con la misma intensidad que en los momentos vividos...
Haciéndonos sentir, las sensaciones y emociones que vivimos anteriormente.  

Mi memoria fiel a mis recuerdos,  en esta tarde de este tórrido y ardoroso, verano  me traslada a mis pasos y vivencias, en mi camino de Santiago. Cuando en Andalucía el sol a  estas horas de la tarde nos abrasa, allí la frescura de sus bosques me hacia disfrutar de todo lo que me rodeaba. 



Vivencias del Camino


Empiezo a entrar en un bosque, lleno de castaños, abedules, robles, nogales, chopos, avellanos. Voy disfrutando del camino. El buen tiempo me acompaña.

Miro  y contemplo este hermoso paisaje todo verde, campos de maíz,                                                                                                    
                                                                       
                                                                           
 
       
   
   
vacas comiendo y pastando.



                                             
     
                                                        


     


El olor es penetrante, olor a campo, a flores silvestres.
 En el camino hay margaritas, milenramas, campanulas,


                                                 
                                                   

  
                                                      
   moras, frambuesas silvestres. 



                                                 

                                                 


 A lo lejos también diviso campos de girasoles.  





Los colores se entremezclan con el verde en todas sus tonalidades. A la entrada de las aldeas hay muchas hortensias en toda gama de  colores aunque predominan las de color malva y azules.

                                                    

                                                     


Paso por algunos campos llenos de árboles frutales, higueras y sobre


                                               

        
                                         

todo manzanos, algunos están al borde del camino,  cojo alguna manzana, me la como. “¡Están riquísimas! tienen un sabor y olor tan especial…
  

                                                   
 
     
                                                          
A veces en el camino se juntan castaños, eucaliptos,  parece un túnel casi en penumbra, lo cual se agradece por el frescor que se respira y se siente. Algunas hojas, al pasar junto a sus ramas tienen el rocío de la mañana,  sintiendo las  pequeñas gotas sobre mi cara.
                                                   
                                                   


                                                   
     

        
 En el camino,  por estos tramos, he tenido la suerte de caminar sola, sin nadie que distraiga mis sentidos, percibiendo,  sintiendo toda esta explosión de naturaleza a mí alrededor. 
Todo es armonía, silencio, paz, olores, quietud... Solamente se escucha el sonido de mis pisadas y el crujir de las hojas bajo mis pies.

Mi mente es estos instantes, sin ningún  pensamiento que entorpezca este instante. Solamente veo, siento, percibo, escucho...Quiero llenarme de este paisaje, guardar dentro de mi todas estas sensaciones...

Así, es la mente. Tiende a ser selectiva.Hace recordar...Con la misma intensidad que en el momento en que sucedió, las emociones que sentimos y vivimos... Deseando prolongarse durante el mayor tiempo posible... En nuestra memoria y corazón. 
Y en esta ardiente y calurosa tarde de Agosto los recuerdos se intensifican....







sábado, 3 de agosto de 2013

FELICIDAD Y SER FELICES







Felicidad... Igual  a  “ausencia de dolor” palabras que hacen pensar.¿Quien no ha sentido alguna vez el sufrimiento?. Esa fuerza, destructora, invisible,emocional, ligado al ser, al alma. Se dice que el dolor es inevitable y el sufrimiento opcional.
En cierta medida esto es así, pero conlleva, una sabiduría implícita para permitir que el sufrimiento sea opcional.

¿Dolor físico o dolor del alma...? ¿Cuál se soporta mejor...? Imposible describir.
El dolor físico te merma, te aniquila, te anula como persona. Ante el nos rendimos y sucumbimos a sus exigencias.
Nos puede llevar a un estado que deseemos  la muerte, cuando los fármacos  que tomamos en vez de curarnos nos van  absorbiendo poco a poco la poca energía que nos queda...

¿Y el dolor del alma se puede soportar...? Para este dolor no hay fármacos que puede curarnos. Te sientes extraña ante un cuerpo que respira salud, sin embargo tú sabes que te estás apagando como las cenizas de una gran hoguera.
Nada te alegra, los días, los minutos y segundos de tu vida no tienen sentido, solamente deseos de perderte en el infinito...
Quizás, la  “felicidad  y ser felices”  es un estado que día a día tenemos que aprender. En la aceptación  de la vida que nos ha tocado vivir.

Ser feliz se aprende aun en el dolor. Aunque nos duela el alma, podemos llegar a un estado de paz, aceptando ese sufrimiento.
Cuando se es consciente de que el sufrimiento forma parte de nuestro vivir, al igual que la noche y el  día.

Sabiendo que la felicidad son momentos que vienen y van como las olas de mar... Disfrutemos de esos momentos que la vida nos regala.


                                                                           
                                                                       

         
 

                                  ENTONCES... YO APRENDÍ


Aprendí que vivir es aprender, que soñar es gratis, que después de la noche
 viene el día.

A sonreír aunque me duela... Que todo en esta vida tiene fecha de caducidad. Que  lo que te da la vida también te lo quita.

Aprendí no esperar nada, lo que venga bien recibido será...
Aprendí no somos imprescindible


Aprendí que el amor siempre es el mismo, cambia de lugar y forma... Vuelve con otro rostro con nuevas esperanzas y nuevos sueños.

Aprendí que la vida es un río que fluye, siguiendo su propio curso.

Aprendí a desaprender para volver aprender de nuevo.

Aprendí que lo que está arriba puede estar abajo.

Aprendí a caminar día a día aunque esté cansada...

Aprendí que cada persona tiene que recorrer su propio camino y yo tengo que recorrer el mío.

Aprendí a  esperar aunque no haya retorno. 
Y día a día sigo aprendiendo...