Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta camino de Santiago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta camino de Santiago. Mostrar todas las entradas

sábado, 10 de agosto de 2013

QUIEN RECUERDA VIVE DOS VECES

                                                                                                       





                                                                 
  En ésta calurosa tarde de verano, el jardín se silencia... La madreselva  florecida mezclándose con el olor dulzón de la dama de noche junto con las rosas, piden benevolencia, a éste aire abrasador y caliente, suplican ráfagas de frescura húmeda...Solo el hibiscus  al otro lado del jardín se balancea disfrutando del caliente sol.                                                                                     



                                                 
                                                         
 
                                             

     
Con los ojos semicerrados, en esta embriaguez provocada por  este letargo estival, este pequeño espacio de naturaleza trae a mis recuerdos otra naturaleza más fría, más húmeda... Diferente... Sintiendo en mi piel la maravillosa frescura y el aroma de la vegetación húmeda... Que se interrumpe  al escuchar  a lo lejos el cantar de la chicharras...


 Dicen: "Quién  recuerda vive dos veces". Nuestro recuerdos  en nuestra memoria tienen un modo muy particular de manifestarse, comparando  nuestro presente con  momentos vividos en el pasado.
Cuando lo vivido fue placentero, esos recuerdos se vuelven nítidos y vuelven con la misma intensidad que en los momentos vividos...
Haciéndonos sentir, las sensaciones y emociones que vivimos anteriormente.  

Mi memoria fiel a mis recuerdos,  en esta tarde de este tórrido y ardoroso, verano  me traslada a mis pasos y vivencias, en mi camino de Santiago. Cuando en Andalucía el sol a  estas horas de la tarde nos abrasa, allí la frescura de sus bosques me hacia disfrutar de todo lo que me rodeaba. 



Vivencias del Camino


Empiezo a entrar en un bosque, lleno de castaños, abedules, robles, nogales, chopos, avellanos. Voy disfrutando del camino. El buen tiempo me acompaña.

Miro  y contemplo este hermoso paisaje todo verde, campos de maíz,                                                                                                    
                                                                       
                                                                           
 
       
   
   
vacas comiendo y pastando.



                                             
     
                                                        


     


El olor es penetrante, olor a campo, a flores silvestres.
 En el camino hay margaritas, milenramas, campanulas,


                                                 
                                                   

  
                                                      
   moras, frambuesas silvestres. 



                                                 

                                                 


 A lo lejos también diviso campos de girasoles.  





Los colores se entremezclan con el verde en todas sus tonalidades. A la entrada de las aldeas hay muchas hortensias en toda gama de  colores aunque predominan las de color malva y azules.

                                                    

                                                     


Paso por algunos campos llenos de árboles frutales, higueras y sobre


                                               

        
                                         

todo manzanos, algunos están al borde del camino,  cojo alguna manzana, me la como. “¡Están riquísimas! tienen un sabor y olor tan especial…
  

                                                   
 
     
                                                          
A veces en el camino se juntan castaños, eucaliptos,  parece un túnel casi en penumbra, lo cual se agradece por el frescor que se respira y se siente. Algunas hojas, al pasar junto a sus ramas tienen el rocío de la mañana,  sintiendo las  pequeñas gotas sobre mi cara.
                                                   
                                                   


                                                   
     

        
 En el camino,  por estos tramos, he tenido la suerte de caminar sola, sin nadie que distraiga mis sentidos, percibiendo,  sintiendo toda esta explosión de naturaleza a mí alrededor. 
Todo es armonía, silencio, paz, olores, quietud... Solamente se escucha el sonido de mis pisadas y el crujir de las hojas bajo mis pies.

Mi mente es estos instantes, sin ningún  pensamiento que entorpezca este instante. Solamente veo, siento, percibo, escucho...Quiero llenarme de este paisaje, guardar dentro de mi todas estas sensaciones...

Así, es la mente. Tiende a ser selectiva.Hace recordar...Con la misma intensidad que en el momento en que sucedió, las emociones que sentimos y vivimos... Deseando prolongarse durante el mayor tiempo posible... En nuestra memoria y corazón. 
Y en esta ardiente y calurosa tarde de Agosto los recuerdos se intensifican....