Google+ Followers

lunes, 31 de octubre de 2016

LA PALABRA HECHA POESÍA

                                             
                                                                         
                                                     
                                                                               
                                                                 
                                                                 

       

 Leer a Rosalia de Castro, la poeta sensible, dulce, frágil, melancólica... Es todo un placer... Su sensibilidad, hace de lo que escribe un encuentro donde lo cotidiano lo simple, se vuelve bello.

 La poesía por su naturaleza es un arte que nos ayuda a profundizar en nuestras emociones. Escribir poesía, es saber transmitir de una manera clara, imaginativa, descriptiva, sensible haciendo llegar al lector nuestro mensaje escrito. Es todo un arte.  Es unir nuestro sentir con la persona que nos lee...

 Hoy en esta tarde otoñal donde la poesía cabalga conmigo, estas hermosas palabras hecha poesía, que escribió Rosalia de Castro sintiendo una gran admiración hacia su obra en todo su sentir, quiero hacerlas mía...


"Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
Ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
Lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
De mí murmuran y exclaman:
—Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.

—Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
Mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
Con la eterna primavera de la vida que se apaga
Y la perenne frescura de los campos y las almas,
Aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos? "

                                                                            Rosalia de Castro,1808
                                           

       
                                                         


                        

Nacida en Santiago de Compostela en el año 1837 y fallecida en La Coruña en 1885. Rosalía escribe sus primeros poemas a los 12 años. A los 19 se traslada a Madrid, allí conoce a críticos literarios, pensadores y periodistas. Y le publican su primer libro de poesía: “La Flor”. Su obra, está escrita en castellano y gallego. Y llega su primera novela “Flavio”. Y En la primavera de 1863 ve la luz “Cantares gallegos”. Y en 1880 “Follas novas, Hojas nuevas.”

Sin lugar a dudas, fue con sus "Cantares Gallegos” que enalteció el nombre de su patria y contribuyó a su renacimiento cultural. En la actualidad el 17 de mayo se celebra en Galicia “El Día Universal de las Letras Gallegas”, en honor a la publicación de Cantares gallegos.
Continuando con su legado poético, dejó dos obras más que demuestran la grandeza de su arte: "Follas Novas" y "En las orillas del Sar". Con respecto a su prosa, destacan sus títulos "La hija del mar", "El caballero de las botas azules" y "Padrón y las inundaciones”


Se la reconoce como una de las figuras más importantes de las letras de su época. Es la más sobresaliente figura de la poesía española y gallega del siglo XIX.

BIBLIOGRAFÍA

Poesías:
La Flor (1857)
A mi madre (1863)
Cantares gallegos (1863) (gallego)
Follas novas (1880) (gallego)
En las orillas del Sar (1884) (español)
La gran niña al poder

Narrativa:
La hija del mar (1859) (español)
Flavio (1861) (español)
El cadiceño (1863) (español)
Contos da miña terra I (posteriormente divulgado con el nombre de Conto gallego) (1864) (gallego)
Ruinas (1866) (español)
Las literatas (1866) (español)
El caballero de las botas azules (1867) (español)
El primer loco (1881) (español)
El domingo de Ramos (1881) (español)
Padrón y las inundaciones (1881) (español)
Mi tía la de Albacete (1882) (español)





viernes, 7 de octubre de 2016

ATADOS PARA SIEMPRE






A pesar del tiempo pasado, no le sorprendió comprobar que el parque seguía igual... Su tenue luz iluminando con pequeños focos, a los pies de los árboles, hacia que miles de pequeños duendes juguetones, en esta noche jugarán con las sombras, seres y cosas... Volver a este hermoso jardín, respirar su aire húmedo y perderse entre rastros de aromas era lo que más necesitaba en este momento de su vida...

Muchas veces nuestras elecciones nos van empujando en una dirección que acaba por determinar nuestra vida... ¿Podemos elegir libremente nuestro destino? ¿Hay fuerzas misteriosas que lo rigen, o es el poder del azar? Envuelta entre pensamientos caminaba entre los recuerdos de su vida...

Su recuerdo a pesar de los años aún seguía presente y era tan grande  su deseo de volver a verlo, que desde lo más recóndito de su mente invocó y pidió a todos esos pequeños duendes juguetones, genios benefactores, que habitaban a los pies de los árboles, le diera una vez más, la oportunidad de encontrarse de nuevo. Sabía desde lo más hondo de su alma que “Un lazo rojo invisible al ojo humano, atado sutilmente a sus almas y corazones los tendrá atados para siempre”

                                                                                                                                                                  Imagen de la red

Allí, donde la naturaleza era sin lugar a dudas la protagonista, apartado del bullicio, sentado en un banco completamente solo, sintió la intensa mirada de ella en su nuca. Girándose buscó entre los transeúntes del parque esa intensa mirada que como un imán lo absorbía.

A lo lejos, sus ojos contemplaron, una bella mujer que le sonreía; su traje azul, resaltaba su piel blanca que destellaba en la noche. Sin dudarlo ni un momento, con pasos decididos caminó hacia ella. “están destinado a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo rojo se puede estirar, contraer o enredar, pero nunca romper”

Mirándola, intensamente le pregunto: -¿Dime que es verdad que mis ojos no me engaña?-

No obtuvo respuesta, sobraban las palabras... Un cálido y profundo abrazo después de muchos años, en ésta mágica noche los volvió a unir de nuevo.
Sus corazones al sentirse unidos, latían con fuerza, palpitantes, llenos de amor, sintiendo que algo superior los inundaba, los poseía, llenos de excitación por lo que estaban viviendo, hacia que los poros de su piel se fueran erizando uno a uno llenos de felicidad y placer...

Era inútil Intentar apartar este cúmulo de sensaciones, provocadas en este nuevo encuentro y luchar contra ello... Volver a verse era como conocerse otra vez, volver a abrir un ciclo y vivir de nuevo una nueva vida llena de misterio nunca antes vivido. Sus cuerpos rendidos y sus mente llena de deseos se dejaron llevar... volaban, sabiendo en lo más profundo de su ser que ya nunca más podrían separarse...

A veces en cualquier país, ciudad o lugar, en algún jardín, de noche, de un día cualquiera, e“destino, o el azar”, juega a nuestro favor, llegando a sorprendernos de nuevo. 
Eso pensó ella al verse de nuevo en sus brazos...




Para los que creemos en el amor y disfrutamos el cine os dejo este enlace, espero que lo disfrutéis, tanto como yo.

                                                                             


Antes del atardecer (Before Sunset) es una película de 2004 dirigida por Richard Linklater. Una hermosa película donde queda reflejada  la secuela de Antes del amanecer del mismo director. Entre una película y otra pasaron 9 años, los mismos que transcurren en la narración

Premios y nominaciones:
Premios Empire (GB) a la mejor actriz: Julie Delpy (2004)
Nominación al Oso de Oro del Festival Internacional de Cine de Berlín (2004)
Nominación a Premios Cóndor de Plata (ARG) a la Mejor película extranjera en idioma no español (2004)
Nominación al premio del Sindicato de guionistas de Estados Unidos al mejor guion (2004)
Nominación a los Premios Independent Spirit al mejor guion (2005)
Nominación al Oscar al mejor guion adaptado (2005) 
Premio del Círculo de Críticos de Cine de San Francisco (2005)