Google+ Followers

lunes, 25 de agosto de 2014

LA CREATIVIDAD HECHA ARTE...



                              

                           Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong... 
                                                 
                                                        
                                       

Así comienza una de mis películas favoritas. Donde pone todos nuestros sentimientos y sensaciones a flor de piel. Toda ella es una obra de arte, es una belleza en todos los sentidos, desde el principio al fin. La banda sonora magnifica del compositor británico John Barry, no podemos concebirla la una sin la otra.

La fotografía captadas por la cámara de Watkin Ganó, son un poema visual. Donde  nos va trasladando al mismo ambiente, y casi sin darnos cuenta, nos adentramos, en la misma atmósfera  de quietud y armonía que están viviendo sus personajes. 







Esta película ha marcado la historia del cine y a veces también la nuestra... Porque, si sabemos observarla, analizarla y meternos en ella, las emociones  que podemos tener son infinitas, hacen que fluyan los sentimientos más profundos de nuestro ser...
                    

                                                                               



El séptimo arte es una de las tantas aficiones que tengo y esta película en particular se encuentra entre mis favoritas, por varias razones... No solo por crear unos personajes maravillosos y emocionantes si no por dejar que nuestra imaginación vuele... 

Para mí es admirable como alguien puede contar una historia en dos horas, meternos de lleno en ese mundo tan mágico,tan apasionante. Donde gozamos y sufrimos, de placer o sufrimiento.
El cine es la creatividad hecha arte...


                                                     
                                                  
      

   
                                                          

¿Quién no recuerda esos diálogos maravillosos, donde a veces nos hace sentir en completa sintonía con el personaje?
      "He viajado mentalmente, el viaje mental, no necesita comer, ni dormir, ni entretener..."

Las decía  Meryl Streep en esta bellísima película Memorias de  África a  un ensimismado Robert Redford que escuchaba embelesado, los bellos cuentos que ella le contaba.
Esta secuencia magistralmente interpretada por esta maravillosa actriz, trae a mi memoria recuerdos imborrables. Mi infancia.



                                                                                                                                                           


Mi infancia, siempre estuvo rodeada  de fantasía, al lado de mi madre... Ella al igual que  Karen, era una gran contadora de cuentos, tenía ese gran don; en sus personajes siempre había una protagonista.
Una niña de trenzas doradas y cara pecosa, donde siempre me hacia sentir protagonista. Y al igual que Robert Redfor podía pasar largas horas escuchándola.

Ahí, empezó, mi afición a los cuentos, relatos, poesía. Y en mi mundo de niña, iban creciendo conmigo personajes y heroínas. Que han ido marcando mi carácter y quizás mi modo de contemplar la vida...                                                                                             



                                 
         Las historias de amor aún si querer, a veces se acaba...Un final trágico y triste como la vida misma...                          


Cuando ganaste la gran carrera
el pueblo entero salió a aclamarte.
Jóvenes y ancianos te vitoreaban
mientras a hombros te llevábamos.
Sabio aquél que sabe escapar pronto
allí donde la gloria no perdura.
Pues aunque pronto crece el laurel
mucho antes que la rosa se marchita.
Pero tú no seguirás el camino
de aquellos que malgastaron su gloria.
Corredores cuya fama se extendió
aunque su nombre perduró menos que ellos.
Ante esa joven cabeza laureada
contemplarán su cuerpo inerte
y descubrirán entre los rizos de su pelo
una guirnalda aún sin marchitar.  A.E.Housman





                    
Así, es el cine a veces nos abre la puerta a la melancolía, a los recuerdos, a la nostalgia... Una invitación a recordar el pasado, que nunca volverá...
                            






  Memorias de África es un libro de memorias de Isak  Dinesen, el seudónimo literario utilizado por la escritora y baronesa danesa Karen von Blixen-Finecke. El libro, que fue publicado en 1937,  relata eventos relacionados con el período de diecisiete años que Blixen pasó en su hogar en Kenia, entonces parte de África Oriental Británica. El libro es una reflexión lírica de la vida de Blixen en su plantación de café, como así mismo un tributo a ciertas personas que causaron una impresión durante su vida en aquellas latitudes. El libro es también una vívida fotografía de la vida colonial en África durante las postrimerías del Imperio británico
En 1985, Sydney Pollack dirigió la película basada en esta obra, con Meryl Streep y Robert Redfort. La película no es una adaptación literal del libro, el libreto fue realizado por Kurt Luedtke basándose en gran medida en dos biografías de Blixen, es un relato cronológico comprimido del período de Blixen en Kenia que se concentra particularmente en su matrimonio con problemas y su relación con Finch Hatton. La película incluye algunos trozos de narración poética de Blixen y algunos de los episodios relatados en el libro. La mayoría de los personajes principales son llamados por sus nombres reales.
Out of África ganó siete premios Oscar, incluido Mejor Película, Mejor Director y Mejor adaptación cinematográfica.



                           









martes, 5 de agosto de 2014

EN LA GUERRA SIEMPRE SE PIERDE...





Cuando comencé a escribir este blog hace poco más de un año tenia clarísimo que siempre escribiría  sobre lo que mi corazón me dictara o hacia donde él me llevara. Hoy ante imágenes como esta, que circula en los medios, necesito compartir lo que en estos instantes siento.                                      
                                                                             
                                                                                   
                                    Foto de una niña en Gaza, tapándole los ojos a su muñeca para que no vea el horror que esta contemplando                                                                                                                                                                          

¿Cómo ser indiferente ante las cosas que suceden a tu alrededor?  El dolor de los demás no nos puede dejar indiferentes !Qué semanas más tristes y violentas se están viviendo! Pueblos que deberían vivir como hermanos, matándose los unos a los otros.

Cuando escuchamos las noticias o vemos imágenes de  la encarnizada lucha de Israel y Palestina incomprensible para nosotros, llena de radicalismos y fanatismos, terrorismo y muerte, sufrimiento y desesperación, la impotencia y el  desgarro que nos produce, nos hiela el corazón y el alma...

La guerra ha acompañado a la historia de la Humanidad desde  siempre. Antes se pensaba que eran necesarias para obtener ciertas cosas; hoy, nos preguntamos,  una guerra,  ¿para qué?

En la guerra no hay ni vencedores ni vencidos. En la guerra siempre se pierde... Parece ajeno y distante lo que sucede en Oriente, pero conocer la historia del conflicto, la agresión de Israel contra los palestinos,  no nos puede resultar indiferente... Me impresiona y me duele cuando leo la opinión en ciertos medios a favor o en contra de palestinos o judíos, en lugar de declararse en contra de la guerra. Tendría que estar prohibido quedarse indiferente ante la tragedia, ante el dolor ajeno...

Siento un inmenso dolor: ante la violencia, ante la injusticia, ante la discriminación, ante la impunidad, ante el mal trato hacia las de personas... Y puedo seguir mucho más...  Pero los niños que tanto me duelen, son los que menos aún tendrían que vivir este sufrimiento... No puedo, ni debo, ni quiero ser indiferente ante atrocidades como estás...                                               
                                                       
                                                             
   
                  Imagen de la red.

Y ante tanto dolor... Recemos, contribuyamos con nuestra oración a que todos los pueblos de la tierra progresen, en la justicia y la concordia, libres de la pobreza, de la violencia y de la guerra.

"Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios".(Mt 5,9). 
Rezo, y rezaré llenando mi corazón con oraciones que me llevan al lado del que más sufre...


                                                               
                                                     
"La paz exige cuatro condiciones esenciales: Verdad, justicia, amor y libertad.
¡Nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! que destruye la vida de los inocentes, que deja tras de sí un rastro de rencores y odio, y hace más difícil la solución de los problemas que la provocaron "Juan Pablo II

Y es que el Papa Wojtyla  vivió en su propia carne los horrores de la guerra. «Yo sobreviví a la Segunda Guerra Mundial y por ello debo decir nunca más a la guerra», proclamaba justo antes de iniciarse la guerra de Irak. Por convencimiento y por experiencia, Juan Pablo fue el Papa de la paz.