Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta placer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta placer. Mostrar todas las entradas

miércoles, 4 de junio de 2014

PLACERES DE DIOSES


                         

  

                                                                              



Pasear por mi ciudad es todo un placer. Su larga avenida llena de palmeras y naranjos. 
Con sus calles cubiertas de alfombras de las jacarandas que caen y vuelan  al compás del viento, hace el caminar un cúmulo de sensaciones.


                                                       




Las petunias en las rotondas estallan en una feria de colores y en los parques ya han abierto sus capullos las rosas.

                                                              
                                              
                                                              
A lo largo de mi caminar por esta gran avenida, mis ojos maravillados contemplan como las buganvillas desde el techo caen floridas, sobre  la pared,  y se derraman sobre casas señoriales saludando al sol en esta clara mañana.
                                                                                                              
                                                            


En el aire aromas a fino, manzanilla, amontillado, oloroso, palo cortado, pedrojiménez, y moscatel “Placeres de dioses”. Embriagan con su aroma intenso sus calles y callejuelas llenas de tabancos, donde se puede saborear este apreciado oro líquido por personas de diferentes lugares y culturas.
                                                    
                                                           
                                                                          Ashton Kutcher y Mila Kunis 
                                                       
                                                               


    
A lo largo del siglo XIX el jerez se consagró como vino de fama universal. Se cría aquí en éstas tierras, donde sus viñas, se convirtieron en fuente de riqueza.
La vendimia suele efectuarse a principios del mes de septiembre, cuando "la uva se rinde", esto es, cuando está blanda y dulce. Se realiza a mano y se lleva inmediatamente al lagar. Para lograr la producción de sus famosos  vinos.

                                                                     
                                                                           
                                                                           
                                                                   

Interior de una bodega, sus (botas)  a distinta altura y agrupadas en baterías según el sistema de envejecimiento y soleras característico del Marco de Jerez. 

                                                             
         
               

El vino destinado a ser fino o manzanilla. Se introduce en la barrica dejando "dos puños" de cámara de aire, conservando "la flor. Este velo de levaduras cubre toda la superficie del vino dentro de la bota, aislándolo del aire e impidiendo su oxidación, por lo que esta forma es "biológica".
La "flor" actúa constantemente con el vino, consumiendo parte del alcohol aportándole aromas y sabores. La "flor" que va muriéndose, se deposita en el fondo de la "bota", formando lo conocido como "madre del vino".
                                                                            
                                                             

              Elegida esta bella ciudad en este año 2014 como Capital Europea del Vino.


Quiero realzar, las cualidades de este delicioso oro líquido con esta bella poesía de nuestro admirado escritor jerezano Premio Cervantes. Poeta, novelista y ensayista D. José Manuel Caballero Bonald.


                                                                           

                                                      



miércoles, 9 de octubre de 2013

PALABRAS HECHA POESÍA

                                             
                                                                         
                                                     
                                                                               
                                                                 
                                                                 

       

 Leer a Rosalia de Castro, la poeta sensible, dulce, frágil, melancólica... Es todo un placer... Su sensibilidad, hace de lo que escribe un encuentro donde lo cotidiano lo simple, se vuelve bello.

 La poesía por su naturaleza es un arte que nos ayuda a profundizar en nuestras emociones. Escribir poesía, es saber transmitir de una manera clara, imaginativa, descriptiva, sensible haciendo llegar al lector nuestro mensaje escrito. Es todo un arte.  Es unir nuestro sentir con la persona que nos lee...

 Hoy en esta tarde otoñal donde la poesía cabalga conmigo, estas hermosas palabras hecha poesía, que escribió Rosalia de Castro sintiendo una gran admiración hacia su obra en todo su sentir, quiero hacerlas mía...


"Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
Ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
Lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
De mí murmuran y exclaman:
—Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.

—Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
Mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
Con la eterna primavera de la vida que se apaga
Y la perenne frescura de los campos y las almas,
Aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos? "

                                                                            Rosalia de Castro,1808
                                           

       
                                                         


                        

Nacida en Santiago de Compostela en el año 1837 y fallecida en La Coruña en 1885. Rosalía escribe sus primeros poemas a los 12 años. A los 19 se traslada a Madrid, allí conoce a críticos literarios, pensadores y periodistas. Y le publican su primer libro de poesía: “La Flor”. Su obra, está escrita en castellano y gallego. Y llega su primera novela “Flavio”. Y En la primavera de 1863 ve la luz “Cantares gallegos”. Y en 1880 “Follas novas, Hojas nuevas.”

Sin lugar a dudas, fue con sus "Cantares Gallegos” que enalteció el nombre de su patria y contribuyó a su renacimiento cultural. En la actualidad el 17 de mayo se celebra en Galicia “El Día Universal de las Letras Gallegas”, en honor a la publicación de Cantares gallegos.
Continuando con su legado poético, dejó dos obras más que demuestran la grandeza de su arte: "Follas Novas" y "En las orillas del Sar". Con respecto a su prosa, destacan sus títulos "La hija del mar", "El caballero de las botas azules" y "Padrón y las inundaciones”


Se la reconoce como una de las figuras más importantes de las letras de su época. Es la más sobresaliente figura de la poesía española y gallega del siglo XIX.

BIBLIOGRAFÍA

Poesías:
La Flor (1857)
A mi madre (1863)
Cantares gallegos (1863) (gallego)
Follas novas (1880) (gallego)
En las orillas del Sar (1884) (español)
La gran niña al poder

Narrativa:
La hija del mar (1859) (español)
Flavio (1861) (español)
El cadiceño (1863) (español)
Contos da miña terra I (posteriormente divulgado con el nombre de Conto gallego) (1864) (gallego)
Ruinas (1866) (español)
Las literatas (1866) (español)
El caballero de las botas azules (1867) (español)
El primer loco (1881) (español)
El domingo de Ramos (1881) (español)
Padrón y las inundaciones (1881) (español)
Mi tía la de Albacete (1882) (español)