Google+ Followers

domingo, 2 de noviembre de 2014

HOY QUIERO HABLARLE A MIS MUERTOS...





Hoy quiero hablarle a mis muertos: A aquellos que marcharon porque es la ley de la vida. Y aquellos que aún sin querer, cruzaron la otra orilla, para nunca más volver...

                                                               
     

 – Siempre nos dicen -  " hay que seguir viviendo, sal, no te quedes en casa, no te encierres, el tiempo todo lo cura...” Palabras que al oírlas en esos momentos, cuando el dolor nos tiene partida el alma nos resulta incoherentes, incomprensible por el dolor que estamos viviendo... 

¿Realmente, el tiempo lo cura? ¿ se cura el dolor...? No es cierto. Cuando realmente hemos querido y amado a esas personas que compartieron sus vidas con la nuestra. El dolor que sentimos, el que no pudimos ni podemos evitar, poco a poco se va amortiguando... Pero, sigue latente en nuestras vidas. 

Hay muertes que se esperan, otras nos cogen por sorpresa, (como la tuya). Un 29 de Noviembre del 1996, cuando el débil sol de la mañana quería hacerse un hueco entre nubes cargadas de agua... Tus ojos se cerraron a la vida... En plena  plenitud, donde tus proyectos e ilusiones, también eran los míos...
Han pasado los años y quiero decirte que nunca tu recuerdo estuvo más vivo en mí que ahora, y este póstumo sufrimiento de no tenerte, me acerca cada día más a ti...

¿Por qué siento tú presencia, vuestra presencia? ¿Seguís viviendo a través de mí...? ¿Me sigues protegiendo?  ¿me protegéis  como cuando lo hacíais en vida...? No se... A veces deseo sellar mi memoria, de vuestros recuerdos, de tu recuerdo...

Pero para olvidar, tendría también que borrar todos los momentos vividos incluidos los días felices junto a vosotros, junto a ti...
Olvidar  lo que fui y lo que soy ahora. Tendría que volver a nacer de nuevo, comenzar a vivir sin la desfallecida experiencia  de vuestras muertes, de tú muerte: renunciar  a todo lo vivido, después de vuestra partida, de tu partida...

Y aunque el dolor a veces invade mi alma...Es demasiado cruel por mi parte, no reconocer que la vida aún sin vuestras presencia, siguió y sigue siendo generosa conmigo. Y quiero deciros que en esos “momentos placenteros de felicidad” que la vida me sigue ofreciendo, os resucito en mi presente, para que escuchéis esas risas infantiles que las hago vuestras... Y así compartiendo bellos amaneceres, estrellas que brillan, flores  que huelen.., pequeñas cosas.., las sigo disfrutando y las vivo como si fuese mi último día...

Así, van pasando mis días.., con sus primaveras, veranos, otoños e inviernos... Y en ésta estación de los colores de fuego, en estos días otoñales donde los días se acortan... Cuando los árboles van desvistiéndose, de sus hojas, una hoja aquí y otra allá, alfombrando con bellos colores, de bronce y cobre ciudades, caminos, parques y veredas... 
Casi sin darme cuenta, volveré de nuevo a vivir otro frío invierno... Que hará acto de presencia con sus lluvias... Levantando vientos que llevarán y traerán nubes cargadas de agua como aquel fatídico día... 

Y en está contemplación de la madre naturaleza, me sigue sorprendiendo; que éste corazón  partido, lleno de heridas.., tapado con tiritas, sigue latiendo... Sigue latiendo, por los que están... Y por vosotros que tanto amabais  la vida, la seguiré viviendo... 





                                                        

8 comentarios:

  1. Gracias Enca porque has sabido plasmar mis sentimientos en esta entrada. Comparto contigo tu dolor maquillado por el tiempo y esa fuerza que demuestras a quien te conoce. Un beso amiga y no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, gracias a ti por tus sinceras palabras, donde este pequeño rincón nos sigue uniendo.
      Un beso

      Eliminar
  2. hermosa entrada Enca
    todos llevamos muertos en el pensadero y en el corazón
    todos somos parte de la cadena infinita
    seremos la misma grada donde otros pondrán su huella
    cuando seamos humus y tierra

    besitos y buen comienzo de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dices amiga: "seremos la misma grada donde otros pondrán su huella cuando seamos humus y tierra..." Todos al final hacemos el mismo camino... Mientras tanto sigamos disfrutando del regalo de la vida... Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Hola Enca.Tu entrada me ha emocionado porque es un bello homenaje a tus seres queridos ya desaparecidos pero sin perder de vista que la vida no se detiene y que no podemos dejar de vivirla porque se nos hayan ido.Estoy de acurdo contigo en que el tiempo nunca termina por borrar los recuerdos aunque ayuda a sobrellevarlos,algo que es bueno para los que seguimos por aquí.No adelantamos nada con encerrarnos en nuestro dolor y dar la espalda a la vida.Esty seguro de que ellos no querrían vernos así porque nos amaban tanto o máss que nosotros a ellos...

    Un abrazo y mucho ánimo para ese 29 de Noviembre.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre tus comentarios son siempre bien recibido. Gracias amigo por tus palabras
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. En el fondo sabemos que todos moriremos, pero jamás lo aceptaremos ni en nosotros y mucho menos en nuestros seres queridos. No sé si es dolor o simple separación lo que permanece como hueco en el corazón, lo que sí es cierto, es que la vida se nos entrega en abundancia hasta el final. Y eres más sabia y mejor ser humano cuando has amado y te han amado.

    Abrazos grandes.

    ResponderEliminar
  6. Cuantas razón llevas amiga, el amor hacia los demás nos hace mejor ser humano y nos engrandece!! ya lo dijo San Pablo en su carta a los Corintios 13:1 " Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.
    Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada...
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar