Google+ Followers

Mostrando entradas con la etiqueta perfume. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta perfume. Mostrar todas las entradas

sábado, 21 de septiembre de 2013

¿SEPTIEMBRE A QUE HUELE?






 Las flores siempre han estado y están  presente  en mi vida, como amante de ellas no puedo dejar de nombrar a una flor que por su perfume y belleza es protagonista en este mes de Septiembre.

                                                      



Esta flor tan especial  y querida para mi es el nardo. Su  bella flor siempre me ha fascinado. 
De olor sensual embriagador, narcotizador...Su perfume, tienen el poder de transportarme a lugares desconocidos, lejanos, exóticos, a la época de las mil y unas noches, en las que los aroma envolventes de sus  jardines, siento que me envuelven...

                                                                   
   
                                                      
 Aquí en Andalucía su recolección se hace a mediados  de agosto siendo el mes de septiembre donde sus flores lucen en todo su esplendor; en octubre, o principio de noviembre también podemos encontrarlas en  tiendas especializadas o bien  adquirirla directamente a través del  agricultor en sus campos de cultivos.

                                                                           

                                                                 
                                               
 El aroma del nardo, se  dice que "seduce incluso a los más virtuosos” sus flores blancas, cerosas, se agrupan por parejas en espigas laxas y tienen tres sépalos, numerosos pétalos, seis estambres y un único pistilo Esta planta suele multiplicarse por medio de tubérculos y crece hasta alcanzar unos 90 cm de altura.

                                                    
                                                     
         
     
Las varas florales son largas y normalmente tienen una floración prolongada. Sus flores se van abriendo sucesivamente desde la base hacia la parte superior de la espiga. Con flores blancas y  hermosas  desprendiendo su perfume, al anochecer se intensifica.

                                                         
                
                                                   
              

El aceite de nardo siempre fue un perfume sumamente valorado. Y  produce un óleo intensamente aromático. Era extraordinariamente caro porque para obtener un litro de esencia era necesario prensar más de 100 kilos de nardos.Elaborados en Arabia y Egipto, grandes maestros por excelencia del arte de la perfumería.

La tradición en los países árabes respecto al aroma y a la perfumería siempre ha sido conocida.Grandes especialista en la composición de diferentes variedades de aceites aromáticos hacen de estos perfumes unas exquisitas mezclas.

                                                               

                                                         
   
                                                                    

A lo largo de la historia, el perfume ha sido utilizado por muchas razones y ha demostrado ser un bien muy valioso. Los aromas evocan recuerdos y a veces nostalgias...

Hay olores que llevamos anclado en nuestra memoria... El perfume quien lo percibe siempre nos asociará con  él, es nuestro sello personal, cuando olemos  fragancias que  nos hace revivir momentos vividos en algún lugar del tiempo...
¿Quién no se ha dejado subyugar por un lugar o una persona a través del olor que  ello le provoca?

“Te levantarás como una ola tempestuosa en el río de mis versos, y no lavaré de mis manos las huellas de tu perfume.” Aleksandr Blok







Jesús es ungido en Betania

Ese valioso aceite de nardo, cuidadosamente guardado, es el que derramará María de Betania sobre la cabeza y pies del Señor días antes de su muerte.


                                                                

Seis días antes de la Pascua, Jesús volvió a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado.
Allí le prepararon una cena: Marta servía y Lázaro era uno de los comensales.
María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se impregnó con la fragancia del perfume.  Juan 12,1-11