Google+ Followers

viernes, 24 de mayo de 2013

VIVENCIAS DEL CAMINO


  


   Hay momentos  en la vida donde debemos hacer un paréntesis y alejarnos de nuestra vida cotidiana para poner un poco de paz  en nuestro mundo interior.

Si logras amistarte con tu corazón te puedo garantizar que nunca te sentirás sól@ tendrás la suficiente valentía para cada proyecto que desees emprender y para cada decisión que necesites tomar.

Estos fueron los pensamientos que me llevo hacer en solitario, el Camino de Santiago, en Agosto del 2010.  Una de las experiencias  más gratificante  que he tenido en mi vida.

Como amante del  senderismo  y la naturaleza,   fue un gozo para mis sentidos  por sus paisajes llenos de contrastes, paz y silencio sintiendo en cada recodo del camino sensaciones  que llenaban todas las fibras de mí ser.

La lluvia es fina, suave… Acaricia mi cara, gotean las hojas de los eucaliptos, el olor que desprende cada vez es más intenso...

La tierra  bebe se alimenta de éste don generoso, el olor a tierra mojada lo impregna todo...
Yo… Disfruto de todas estas sensaciones, vida... más vida... más vida... 

En ésta fusión con la tierra y el agua empiezo a subir una pendiente de piedras resbaladizas por el agua que empapa mis pies, la subo despacio... Despacio… disfrutándola...Mis cinco sentido en alerta, sintiendo en todo mí ser cansancio y gozo al mismo tiempo, siendo consciente que estos momentos que estoy viviendo son irrepetibles y únicos. Después de subir ésta hermosa cuesta por todas las sensaciones que me ha hecho vivir, entro en la provincia de la Coruña.
                                                                       

Las conífera, pinos y eucaliptos gigante que se entrelazan, siguen siendo mis únicos compañeros de viaje.




Vivencias del camino

El camino se va estrechando a medida que avanzo empiezo a  escuchar el sonido de una campana ¿qué será….? Sigo caminando… A lo lejos veo una manada de vacas lecheras, de color marrón  gordas  y hermosas con la ubres llenas de leche.


                                                                         

                                                                    
           
                                                              

Vienen de frente hacia mi ¡Dios mío! ¿Qué hago?  miro a mi alrededor  el camino es estrecho con alambres a ambos lado. ¡No tengo donde cobijarme! oigo una voz que me dice.

-No se asuste, son muy buenas, quédese quieta, sin hacer ruido y no tenga miedo.
Me miro el jersey  que llevo puesto  ¡de color rojo¡

 (En estos momentos me gustaría ser como Pulgarcito y meterme en un repollo de los muchos que hay en el camino). Pero vuelvo a la realidad y veo que las tengo delante de mí.


                                                          


                                          

    
Me quedo quieta mejor dicho  ¡inmóvil! por el rabillo del ojo las veo pasar una a una por mi lado. No me atrevo a mirarlas...

Pasan rozándome por el cuerpo ¡qué valor tienen los toreros ¡Quiero tranquilizarme,  los minutos se me hacen eternos. ¡Por fin! veo a la chica que me dice:
¿Ha pasado miedo…?

Su perro un pastor alemán empieza a lamerme y a mover el rabo, lo acaricio.
Tranquilizándome, le contesto a la chica:

-Figúrate  sola,  con estas vacas delante de mí... Ella se ríe…, y empezamos a reírnos  juntas, yo con risa nerviosa, ella se ríe de ver mi cara de susto...

Sigue hablando y comenta - Es complicado pasar las vacas de un prado a otro pero…, no tengo otro lugar para hacerlo. El camino  hay que compartirlo con los peregrinos.


                                                     

                                                                              

                                                                               

                                                                      

Ellas duermen en un establo por la noche, por la mañana tengo que llevarla a comer al prado. Procuro hacerlo cuando no veo ningún peregrino. Esta vez cuando me doy cuenta estaba usted delante ya no había marcha atrás. Son muy buenas si no se les provocan...

-Contesto - Ya… ya…, le digo un poco asustada, espero que la próxima vez si me encuentro otra manada de vacas el camino sea más ancho y así poder disfrutar del espectáculo, pero sin miedo...

Me despido de ella y Damián su perro,se pone a dos patas encima de mí  dándome un abrazo de despedida. “Buen camino “- contesto-  “buen camino”.


                                                                       
Esta situación vivida me llevó por un instante a pensar en la  muerte. El miedo a morir a veces nos puede provocar, ansiedad y obsesiones, quizás pasamos  demasiado tiempo inútilmente, pensando en nuestra propia muerte aun a sabiendas que la muerte va ligada a nuestra vida.

Desde el momento que nacemos  conocemos el final de nuestro destino, sin embargo el temor a morir puede ser tan intenso pensando que algo malo nos sucederá,que nos provoca estados de tristeza quitándonos  felicidad al momento que nos ha tocado vivir.



Mario Benedetti, bien supo expresarlo  “Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida”.

 Todos somos mortales. Al nacer traemos fecha de caducidad y aceptarlo no implica tener que vivir una vida llena de angustias y miedos.

Quiero y deseo  disfrutar de los días de mi vida. Aprendiendo a vivir con una realidad que no puedo ni podemos, cambiar. 

La vida es demasiado hermosa para disfrutarla y vivir ...Sin temor a nada...



Nadie como el poeta Pablo Neruda supo expresarlo mejor

 "Muere lentamente quien no viaja,quien no lee,quien no oye música,

quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente

quien destruye su amor propio,

quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta
o bien no conversa con quien no
conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones
destrozados.
Muere lentamente
quien no gira el volante cuando está infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos...
¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ! "   

                                           
Pablo Neruda
Nombre completo: Neftalí Ricardo Eliecer Reyes Basoalto, con el seudónimo Pablo Neruda
Lugar de nacimiento: Parral, Chile
Fecha de nacimiento: 12 de julio de 1904
Murió: 23 de septiembre de 1973
Géneros literarios: Poesía

domingo, 5 de mayo de 2013

TE ECHO DE MENOS







                 

Hoy primer domingo de mayo: Es el día de la madre en casi toda Europa. Es también el mes de las flores y ¡a qué madre no le gustan las flores!

De hecho, las celebraciones dedicadas a las madres vienen de la antigüedad, concrétamente , en la Grecia antigua se rendía culto a la diosa Rea, considerada en el mundo mitológico como la madre de los dioses por haber engendrado a Zeus, Hades, Poseidón, Hera, Hestia y Deméter.


Creta y Atenas fueron los lugares de culto más importante de esta diosa mitológica.El culto a la Diosa Maia en la miltología romana Maia se identifica con Fauna o "Bona Dea" ( Buena Diosa), diosa de la fertilidad, la virginidad y la salud.También es considerada la diosa de la primavera y el nombre de Mayo es en su honor. Estaba ligado a la virginidad femenina y a la curación. En su templo los enfermos eran curados con hierbas medicinales y la invocaban para pedir por su salud.

Algunos ritos estaban reservados a las mujeres, especialmente a las vírgenes. Durante todo el mes sus seguidores le ofrecían flores. Cuando el Imperio Romano se hizo cristiano, le dedicó a María el mes de mayo porque encontró en ella un modelo de mujer, esposa y madre

 

En la Roma antigua. Los antiguos  romanos rendían tributo a Cibeles, diosa de la madre tierra y símbolo de fertilidad.

 

Países cristianos

 Honraban a la Virgen María, celebrando el día de la Inmaculada Concepción, el día 8 de diciembre. Este es el día de la madre en algunos países

 Las madres acompañadas de sus hijas le ofrecían flores durante la oración del santo rosario.  El mes de mayo también se eligió para celebrar la maternidad.

 En Colombia, Ecuador, Honduras, Perú, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela y Estados Unidos se celebra el segundo domingo de mayo.

                                                           
                                                                                                                 


  En esta época del año en el jardín de mi casa  las Azucenas siempre florecían.
 Esta hermosa flor representa, majestuosidad, candor y pureza. 
Eran sus flores preferidas. 







Los pensamiento multicolor en el lenguaje de las flores significa
                                                    " Tu recuerdo siempre me acompaña " 



    Cuando la realidad me despertó  y azoto. Comprendí que era huérfana y que  ya nunca jamás volvería a estar a su lado, entonces a través de los días supe que  su presencia  era, es,  y será insustituible. Porque madre solo hay una. 

   Perdí a mi madre hace  siete largos años. Y no hay un solo día que no me acuerde de ella. Hoy como tantos otros días mis pensamientos se dirigen a ella.

   No necesito que nadie me recuerde y le dedique “un día especial, en su honor”. Porque para mí todos los días mientras vivía, y ahora en mis recuerdos siempre será su  día.

   Porque tu amor, era incondicional, porque gracias a ti soy lo que soy, porque nunca olvidare  tus  besos, ni tus abrazos... Porque desde lo más hondo de mi alma se que me escucha... Y porque me sale del corazón te digo.

                                            
                                           
                                                Otro día más sin ti, como tantos días.
 Té echo de menos
En mis penas y en mis alegrías.
Añoro tu forma de decirme.
“Niña la leche se te enfría” “Abrígate que la noche está muy fría”
“No llores mi niña que tus penas son las mías”
¡Qué alegría me das!
Cuando  vienes a casa y me haces compañía".
“Toma estas rosas, las corté para ti para que te den alegría...”
¡Tantas cosas me decías!
Que al recordarla me duele no sentirla día a día.
Te echo de menos... Como tú nadie me amaba.
Eras mi refugio, en ti descansaba,
Aunque, a veces tus consejos no comprendía.
Con los años te comprendo y comparto contigo tu forma de ver la vida.
Como eco en mi memoria escucho tu voz diciéndome.
“Ten paciencia, el tiempo todo lo cura”
“Sonríe, aunque te duela.”
“La vida es dura pero Dios siempre te escucha”.
“Aprende  para  que  luego puedas enseñar a tus hijos...”
Y aquí estoy mamá, aprendiendo a ser madre,
Repitiendo lo que tú me decías.
Y mis hijos dirán lo que yo y tú decías...
La vida  sigue...
Se repite en consejos, experiencias
Y amor a nuestros hijos día a día.
Porque madre solo hay una.
                                                                                   
                                                                       
                                                              

 Y seguiré recitando a mis hijos y nietos, cuentos, canciones que marcaron mi infancia.Como ésta bella canción de Gloria Lasso, que me cantabas  y tanto me gustaba escuchar. Sé que esta sintonía que ahora escucho,allí en el infinito...Entre estrellas y galaxias  me la seguirás cantando.



                                                                     
                                            
                                            
                  
                                                
                                                  








miércoles, 1 de mayo de 2013

CUANDO EL SILENCIO HABLA

  
                             
                                                                           
                                                                 
                     
 

En este siglo donde el teléfono, radio y televisión nos invade...
Estamos  y nos hallamos sumergidos  continuamente en un juego que la sociedad nos ha ido imponiendo poco a poco.
Deseosa de salir a veces, de este juego, yo me pregunto: ¿Suena el silencio? ¿a qué suena el silencio...?

Si estas preguntas se las hiciera a personas que escucha, me contestarían que el silencio no suena a nada.
Sin embargo las personas videntes y sordas, siente hasta el más mínimo detalle que está ocurriendo a su alrededor.
Ellas ven y escuchan con los ojos y oído del alma.

Sería un buen ejercicio a poner en práctica, cuando el mundanal ruido nos agobia quitándonos nuestra paz interior.
Abstenerte de hablar, cerrar nuestros ojos, tapar nuestros oídos. Para  que nuestra vida pueda sintonizar y  redescubrir la esencia de la vida...              
  


Y fue entonces cuando sentí que el silencio me  hablaba...

¿A que suena silencio?
A caracola de mar y  pisadas en la arena mojada.
¿A que suena silencio?
A olor a romero en las noches de luna clara.
¿A que suena silencio?
A tardes de calor y canto de chicharras.
¿A que suena silencio?
A camino de piedras junto al río de aguas mansas.
¿A que suena silencio?
A noches de esperas, mientras otros descansan
¿A que suena silencio?
A pasillos muy largos y batas muy blancas.
¿A que suena silencio?
A llanto en la noche esperando el alba...
                                                                Enca Gálvez


                                 
Helen Keller escribió sobre su encuentro con Anne Mansfield en su
autobiografía,  "Historia de mi vida" ("The story of my life'')

 

 “¿Habeis estado alguna vez en el mar en medio de una densa niebla cuando parece que una tiniebla blanca y tangible nos encierra. Y el gran buque, tenso y ansioso, avanza a tientas hacia la costa con plomada y sonda, y uno espera con el corazón palpitante a que algo suceda?

Antes del comienzo de mi educación yo era como ese buque, sólo que no tenía brújula ni sonda, ni modo de saber a qué distancia estaba el puerto. ''Luz ¡Dame luz'', era el grito silencioso de mi alma, y la luz del amor brilló sobre mí en esa misma hora.


Caminamos por el sendero hasta la fuente, atraídas por la fragancia de la madreselva que la cubría. Alguien extraía agua y mi maestra puso mi mano bajo el grifo. Mientras el chorro fresco me empapaba una mano, ella deletreó en la otra la palabra agua, primero despacio, después de prisa. Me quedé en silencio, fijando mi atención en el movimiento de sus dedos. De pronto tuve una borrosa conciencia, como de algo olvidado, el estremecimiento de un pensamiento que regresaba; y de algún modo se me reveló el misterio del lenguaje. Supe entonces que ''a-g-u-a'' significaba esa maravillosa frescura que rozaba la mano. Esa palabra viviente despertó mi alma, le dio luz, esperanza despertó mi alma, le dio luz, alegría, la liberó". 


                                             
                                                                             





   Mi admiración  más profunda por Anne Mansfield Sullivan maestra de Helen Keller.
Porque ella sabía que en el silencio también se habla ...



   
La enfermedad destruyó la vista y el oído de Helen Keller, cuando ella aún no había cumplido diez años, dejándola aislada del mundo. Con experiencia, dedicación y amor a través del sentido del tacto, logró establecer contactos con la mente de la niña, y al cabo de tres años le había enseñado a leer y a escribir en Braille.