Google+ Followers

lunes, 26 de octubre de 2015

LOS ÁRBOLES TAMBIÉN LLORAN






Reconociendo una de mis aficiones preferidas como es montar en bicicleta, no puedo dejar de sentir tristeza, rabia e indignación ante la contemplación de este desierto de cemento que se ha convertido la Avda. José León de Carranza, al igual que otras avenidas de la ciudad.

                                                  
                                                             
     

Al contemplar la barbarie que se está haciendo, las personas que amamos la naturaleza no podemos dejar de sentir desolación e impotencia, al mirar sin vida los troncos mutilados de estos hermosos árboles de ésta gran avenida. Creo que mi sentir es igual como lo que siente la mayoría de los habitantes de mi querida ciudad.

                
                                                           



Hoy, necesito y quiero hablar en defensa de mis amigos los árboles: pensar que nunca más volveré a ver como poco a poco se van cubriendo sus ramas  de hojas verdes, disfrutar de su floración, fragancia y colorido en primavera. No  sentir su sombra en verano... Y al llegar el otoño, no  poder contemplar, sus hojas caídas sobre el asfalto alfombrando con bellos colores de  oro, fuego y cobre, es  ya una realidad y un triste recuerdo, que me entristece...

                           
A principio del mes de Octubre, un grupo de operarios con motosierras, talaban despiadadamente hermosos árboles de jacaranda.




Un árbol  de jacaranda de 8 a 12 m. de altura, tarda como mínimo cinco  años en florecer. Es un árbol resistente a las condiciones urbanas por lo que está indicado en plantaciones de alineación.
Es una de las especies que más CO2 consume unos 1832 Kg por año.

Su madera es muy apreciada por sus tonos crema y rosados, se utiliza en ebanistería y carpintería, empleandose para la fabricación de muebles y para la decoración interior de coches de lujo.

Incomprensible para mí como la mayoría de los ciudadanos me pregunto: ¿es todo esto un negocio y beneficio para algunos? ¿Es inconsciencia? Si lo que pretendían los responsables de medio ambiente, construyendo un carril para las bicicletas un bien común. Si era eso lo que buscaban no deberían olvidar que los árboles además de su belleza, son vida.

Entre los principales beneficios que nos proporcionan a los seres humanos están: filtrar el agua de las lluvias evitando las inundaciones, reducir la velocidad del viento y la contaminación del aire, retener el dióxido de carbono que contamina la atmósfera mitigando así el cambio climático.

Se supone que sabiéndose todo esto, desde que lo aprendimos en nuestra infancia en la escuela, no se entiende, esta  falta de respeto y de amor hacia  la naturaleza. Por todo ello esta afición de montar en bici que disfruto y me resulta tan placentera, aún sin querer me hace sentir culpable. Rechazando esta atrocidad, hago un llamamiento a todos los responsables: que abusan de sus cargos, enmascarados y sin la más mínima consideración hacia un bien social ejecutan esta barbarie, contra la naturaleza y el medio ambiente. 





En Beijing desvían carreteras o edificios en lugar de cortar un árbol, han prohibido su tala y los han protegido, si alguna construcción pasa por el lugar en donde se encuentra un árbol centenario, debe adaptarse a él ya que cortarlo no es una opción. Estará obligado a esquivarlo.




                                                                     Imagen de la red
Un ejemplo a seguir...




sábado, 29 de agosto de 2015

LA PACIENCIA TODO LO ALCANZA...





En esta época estival de vacaciones todo se masifica, las colas en museos, restaurantes, aeropuertos se hacen interminables; en este tiempo de espera (tiempo perdido), he procuro siempre llenarlo con la lectura de algún libro.

Cuando el ruido es ensordecedor imposible de concentrarme en la lectura. Cierro el libro y me dedico a observar a todas esas personas que esperan al igual que yo: personas con rostros, cansados, estresados, algunos con caras de fastidios por tener que está esperando. (Pensaran que tienen mil cosas que hacer). Los observo, muy pocos están con  rostros alegres.

Quizás no sepan o no quieran saber que con solo regalar una sonrisa, en estos momentos de hastíos nos puede hacer la vida muchísimo más agradable. Al mirar sus caras no puedo evitar preguntarme: ¿cuántas personas imposible de enumerar han pasado y seguirán pasando a lo largo de nuestra vida? perdemos la cuenta: En nuestros pensamientos y recuerdos sus caras, sus nombres ya no existen; lo hemos olvidado, solo se quedaran, o se han quedado; aquellas que dejan su huella en nuestro corazón.

Basta unos instantes, una porción brevísima de tiempo, lo suficiente, para que su recuerdo se quede anclado,en nuestra memoria. Con solo unas palabras, amables hacia nosotros, una mirada, una sonrisa podemos llegar a entregarles la llave de nuestra alma... A veces, la vida es benevolente con nosotros, llegamos a conocerlas, pudiendo disfrutarla durante algunos momentos, días, incluso años.

Esas personas, seres maravillosos brillan, tienen luz propia. Dejan a cada paso de ellas su estela de luz iluminando a las personas que tenemos la suerte de conocerlas o haberlas conocido. Son luchadoras, valientes, optimistas, nos hacen ver lo mejor de la vida.
Poseen además, una de las virtudes que más admiro en las personas “la paciencia” con su testimonio de vida a pesar de los avatares de la vida, nunca perdieron su sonrisa ni la paciencia; sobrellevan todo sin amargura, aceptando lo que en esta vida les ha tocado vivir: la enfermedad, ó ese accidente que nunca debió de ocurrir impidiéndole caminar.

Y en todos esos momentos, de incertidumbre, de inquietud, de impaciencia... Cuando ese problema que me preocupa, insolucionable deseando convertirlo en solucionable, ante esas situaciones en las que es difícil controlar y que la ira me quite mi paz interior. Pienso en ellas. Gracias a vuestro ejemplo de vida, ser paciente incluso en las situaciones más adversas...
Mi paciencia se ha hecho más paciente. Recordando, a Santa Teresa, calladamente musito Nada te turbe” “La paciencia todo lo alcanza”.

Cada día, sigo pidiendo e implorando al Creador, que me ayude a ponerla en práctica tantas veces como sea necesario.



Imagen de la red

Hermosa oración en verso llena de sabias palabras que escribió Santa Teresa de Jesús. En ellas encierra la clave para conseguir la felicidad y paz interior que tanto necesitamos. 
                                                                                                  
                                                                                           Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda.
La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta.
Eleva el pensamiento,
Al cielo sube,
Por nada te acongojes,
Nada te turbe.
A Jesucristo sigue
Con pecho grande,
Y, venga lo que venga,
Nada te espante.
¿Ves la gloria del mundo
Es gloria vana;
Nada tiene de estable,
Todo se pasa.
Aspira a lo celeste,
Que siempre dura;
Fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.
Ámala cual merece
Bondad inmensa;
Pero no hay amor fino
Sin la paciencia.
Confianza y fe viva
Mantenga el alma,
Que quien cree y espera
Todo lo alcanza.
Del infierno acosado
Aunque se viere,
Burlará sus furores
Quien a Dios tiene.
Vénganle desamparos,
Cruces, desgracias;
Siendo Dios su tesoro,
Nada le falta.
Id, pues, bienes del mundo;
Id, dichas vanas;
Aunque todo lo pierda,
Sólo Dios basta



martes, 7 de julio de 2015

LOS FAROS DE MI VIDA...


                                                                           



Imagen de la red
                                          

Cuando contemplamos los destellos de los faros todos sabemos que son mucho más que señales de luz que  sirven como puntos de referencia para los que los navegantes lleguen a buen puerto. Pero cuando se es pequeña y se espera con ilusión la venida de los Reyes Magos...Todo, todo,  se intensifica y aquella noche no podía ser menos...

Mi primer contacto  con los faros comenzó en mi infancia: una  víspera de Reyes en un pueblo costero de Andalucía. Aquella noche, su famoso faro, el más alto de toda España, tercero de Europa y quinto del mundo, bañaba de luz, aquel cinco de Enero.


–Mamá, ¿ese reflejo que ilumina nuestra casa que es?
-¿Qué reflejo mi niña?
-Aquel que ilumina los tejados, y el gallinero de las gallinas.
-Ah, ¿te refieres a esa luz blanca que va dando vueltas?
-Sí, sí, ¡esa, esa luz tan bonita!

Que podía contestar una mamá, a su hija de seis años en una noche mágica como aquella noche, donde la ilusión, el anhelo, la esperanza y los sueños se quieren  hacer presentes. Sin vacilar, ni dudar  cogiéndome en brazos llenándome de arrumacos, me contesto:

–Es la estrella de Oriente la que guía a los Reyes Magos. La misma que les guiará hasta nuestra casa y  a la de todos los niños que han sido buenos como tú.



Así, comenzaba la fascinación que he sentido siempre, a lo largo de mi vida, al contemplar los faros: su hermosa luz blanca y clara sobre las bravas y  oscuras aguas del mar... Recordando la inocencia de aquella niña... En esta noche, sin luna, de nuevo en este pueblo marinero al mirar la luz del faro de Chipiona, la luz que guía a navegantes y marineros, no puedo dejar de pensar en aquella noche...

                                                              

Han pasado los años y  sigue latente en mí la misma fascinación de entonces. Algunos de ellos están en lugares que jamás podré olvidar. Son lugares mágicos, de indudable belleza. Como el hermoso faro que mira el mar de Finisterre, por su carga simbólica, guardo un  grato recuerdo de el. 


                                                                     
Lo descubrí el 23 de Agosto del 2010: en una mañana lluviosa y con niebla, salí de Santiago, decidida a visitar uno de los litorales más traicioneros del mundo."Costa da Morte " final del camino de Santiago quería cumplir con el “ritual” con la tradición de los antiguos peregrinos.
                                                                                                                    





 
         
                                                                  
Cuando creer que lo has visto todo que es imposible que una tierra te sorprenda… Llegas al kilómetro O donde todo acaba... 
                                                    



A este hermosísimo lugar, continúan llegando peregrinos compostelanos de medio mundo. Aquí en Finisterre (A Coruña) frente al Océano, se realiza una purificación espiritual. Se queman las ropas  con la que hicieron el camino.


                                                                 

Este acto simboliza deshacerte de todo lo que tu alma no necesita “limpiarse” iniciar así una nueva etapa de tu vida…



Pasé al lado de unos peregrinos y vi, unas botas quemándose al lado de una cruz de piedra.Pronto yo haría lo mismo con las ropas que me acompañaron en el camino...  



                                                                          
Seguí caminando hasta el faro. Las horas van pasando. El sol se está poniendo... Bajo, por unas rocas. En silencio absoluto, sin más compañía  que el sonido de las olas enfurecidas, que rompen con ímpetu contra las inmensas rocas empiezo mi “ritual”.

                                                              

Un ritual que desde la edad media aún se sigue haciendo. Al contemplar el fuego quemando mis ropas, me entró una extraña sensación... Frente la inmensidad de este tempestuoso Atlántico, fue uno de los momentos de mi vida en los que más pequeña me he sentido...


Sentada en una roca contemple el mar. Solamente mar... Cementerio de naves y hombres, leyendas de ciudades sepultadas en la antigüedad, decenas de catástrofes marinas...


Ante estas vistas espectaculares fui dejando pasar el tiempo... En este sitio mágico, cerré una etapa de mi vida para comenzar otra...  
                                                               



A los pies del faro,observo, medito,el simbolismo de su luz que guía. Intento descubrir la luz, que me guíe... Mi luz interior...Ojala que esta luz que empiezo a divisar me lleve a buen puerto...



España tiene 187 faros que iluminan, cada noche, la costa española. Afortunada, me siento porque 11 están situados en esta costa gaditana: Bonanza-Sanlúcar, Chipiona, Rota, Castillo de San Sebastián en Cádiz, Cabo Roche en Conil, Trafalgar en Barbate, Barbate, Camarinal en Tarifa, el propio de Tarifa, Punta Carnero en Algeciras y Punta Carbonera en San Roque. Es una suerte tenerlos tan cerca poder visitarlos, seguir contemplando su luz misteriosa que nunca se apaga...



Cada uno tiene diferente frecuencia de emisión de la luz, de tal forma, que los navegantes pueden guiarse consultando una determinada guía de faros e incluso determinando que faro están viendo. Los distintos tipos de luces empleados para ayudar a la navegación son los siguientes:

"Luz fija.
Luz giratoria lenta que gradualmente alcanza plena visibilidad y desaparece gradualmente. Luz de destellos que a intervalos de segundos aparece y desaparece repentinamente.
Luz de color roja o verde. Luz intermitente que a intervalos fijos se enciende y apaga rápidamente
Luz intermitente de intervalos desiguales; por ejemplo, fija dos segundos, apagada cinco, fija dos, apagada dos y de nuevo fija dos como al principio y así sucesivamente.
Luz de destellos agrupados, en que dos o más destellos van seguidos de varios segundos de ocultación.
Luces fijas que iluminan todo el horizonte, pero de efectos giratorios o intermitentes en ciertas zonas por interposición de pantallas.
Luz de destellos intermitentes en que una sucesión de destellos rápidos va seguida de un intervalo de ocultación."






domingo, 31 de mayo de 2015

PEQUEÑOS PLACERES...





Siempre he pensado que realizar pequeñas cosas, disfrutando de estos pequeños, placeres que la vida nos otorga acaban definiendo quiénes somos, qué somos y cómo somos...      

                                                              


Subirse a la bicicleta, pedalear y descubrir nuestro alrededor es quizás uno de esos pequeños placeres que más gratificaciones nos puede dar. Un placer ecológico, barato, que nos gratifica, nos reconforta, nos relaja dándonos fortaleza física y mental.




Pedalear en bicicleta, sintiendo esta sensación de libertad, que  me lleva por senderos, sin rumbo fijo, en soledad... Introduciéndome esta mañana, llena de luz, de aromas salobres, en este paraje donde la arena el mar y las flores se unen, con mi vieja bicicleta es tocar el cielo...  


Contemplar esta bella explosión de flores unidas con el menudo follaje de esta hierba primaveral. Descubrir que la vida florece...  Alfombrando una fina alfombra dorada, de flores amarillas me relaja y alegra.
                                                              
Sentir la brisa del mar en la cara, escuchar el retumbar de las olas ocultadas por estas dunas, llena mi espíritu de paz y sosiego...
                                                             

Mis ojos descansan en un azulado mar... 

                                                                  

A lo lejos,diviso la majestuosidad del faro que guía a los marineros  en la oscuridad de la noche; cubriendo con su manto de luz este inmenso mar, a todos los navegantes, que necesitan de su guía y protección.                                                            
  
En el cielo, bandadas de gaviotas pescadoras, rayan el aire con sus graznidos... Danzando, al compás de las olas del mar..
                                                            
    
Surcando un cielo azul de paisajes y nubes blancas...

Libertad, es la que me hace vibrar... Impregnándome, respirando, este olor a yodo, a sal, a algas, a dunas marinas teñidas de bellas y perfumadas flores silvestres. Sintiendo sensaciones, que permanecen presente en mi vida después de haber pedaleado, tocando el cielo...

                                                                   



jueves, 23 de abril de 2015

¿QUE SERÍA DE LA HUMANIDAD SIN LIBROS?



                                                                   
                                                                       
                                                                   


El día 23 de abril es un día grande para tod@s, los que amamos el mundo de las letras. Hoy el mundo entero rinde un merecido homenaje a una de mis grandes pasiones, la literatura: se celebra el Día del Libro. Fue propuesto por la Unión Internacional de Editores (UTE), y presentada por el gobierno español a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
En este día las personas que tenemos el gusto por la lectura, lo celebramos, regalando un libro. Mucho le debemos a los escritores que supieron trasmitirnos todo su saber y su sentir en los  libros. Ellos a través de sus escritos nos enseñan, nos ayudan nos enriquecen...
¿Qué hubiera sido de la humanidad sin libros? ¿Hasta dónde hubiésemos llegado sin ellos...? Son sin lugar a dudas, un instrumento precioso que contribuye a la información, educación  y a difundir la cultura a toda la humanidad.
Siempre me gustó leer: desde pequeña sentía fascinación por los personajes de los cuentos, los bosques encantados, los duendes,  las princesas,  las brujas... Todos ellos pasaron a formar parte de mi vida de niña, donde la fantasía todo lo envuelve...
                                                              
Los años iban pasando y empezaba descubrir autores y libros. Un libro al que quizás le tengo un especial cariño fue “platero y yo” su autor  D. Juan Ramón Jiménez lo descubrí de la mano de mi padre. El admiraba y sentía verdadera pasión por su paisano. Lo admiraba, deslumbrado por el rico caudal de sus obras y por la profundidad de sus versos.
El día de su muerte, inspirado por la arrebatada pasión que sintió, admirando todas sus obras  literarias  escribió,  rindiéndole un profundo y sentido homenaje póstumo. Con bellas palabras fue desgranando todo su sentir. Yo al igual que el siento verdadera admiración por los escritores y sus libros. 
Este día dedicado especialmente a la cultura, me sumo a la celebración recordando a autores celebres que nos ayudaron a  saber y comprender mejor nuestra historia y a personas que como mi padre supieron y saben el valor de las palabras escritas.
Muchas de ellas, desde el anonimato siguen, y seguirán escribiendo artículos, poemas, versos, relatos, novelas... Quizás nunca lleguen a ser leídas, ni podremos encontrarlas en las estanterías de una librería, y menos aún en bibliotecas.
Seguirán guardas en la intimidad, serán leídas por sus más allegados, guardándose de nuevo en un cajón. Ellos, nunca serán conocidos ni dedicarán a sus lectores sus libros. Pero al llegar este día dedicado al libro, serán felices por la cultura, por los libros... Celebrando y sabiendo en lo más hondo de su ser, que hoy también es su día...         
                                                           
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ
(1881-1958)
JUAN RAMÓN JIMÉNEZ NACIÓ EL 24 DE DICIEMBRE DE 1881 EN MOGUER (HUELVA). ERA HIJO DE VICTOR JIMÉNEZ Y DE PURIFICACIÓN MANTECÓN, QUIENES SE DEDICABAN CON ÉXITO AL COMERCIO DE VINOS.ESTUDIÓ CON LOS JESUITAS EN LA LOCALIDAD GADITANA DE PUERTO DE SANTA MARÍA. CON POSTERIORIDAD VIAJÓ HASTA SEVILLA PARA INICIAR ESTUDIOS DE DERECHO QUE ABANDONÓ PARA DEDICARSE A LA LITERATURA.EN 1900 SE MARCHÓ A MADRID INVITADO POR FRANCISCO VILLAESPESA Y POR RUBEN DARÍO, COMENZANDO A PUBLICAR SUS PRIMEROS TEXTOS EN LA CAPITAL, ENTRE ELLOS "NÍNFEAS" Y "ALMAS DE VIOLETA".RETORNÓ A SU HOGAR EN EL MOMENTO DEL FALLECIMIENTO DE SU PADRE, HECHO QUE AHONDÓ EN SU CARÁCTER DEPRESIVO Y SOLITARIO.EN 1901 JUAN RAMÓN FUE INTERNADO EN EL SANATORIO PSIQUIÁTRICO CASTELL D'ANDORTE DE LE BOUSCAT (FRANCIA), EN DONDE SE INTERESÓ POR LA POESÍA DE LOS SIMBOLISTAS. MÁS TARDE, EN ESPAÑA, PASÓ LARGAS TEMPORADAS EN EL SANATORIO DEL ROSARIO.CUANDO REGRESÓ A MADRID SE INTEGRÓ EN LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES, INFLUYENDO NOTABLEMENTE A LOS MIEMBROS DE LA DENOMINADA GENERACIÓN DEL 27.EN EL AÑO 1916 EL POETA ANDALUZ CONTRAJO MATRIMONIO CON LA CATALANA ZENOBIA CAMPRUBÍ, SU GRAN COMPAÑERA QUE LE AYUDÓ EN SUS MÚLTIPLES MOMENTOS DE DESEQUILIBRIO EMOCIONAL.SIMPATIZANTE CON LAS IDEAS REPUBLICANAS, AL COMENZAR LA GUERRA CIVIL ABANDONÓ ESPAÑA PARA RESIDIR EN LOS ESTADOS UNIDOS, EN DONDE IMPARTIÓ CLASES EN LA UNIVERSIDAD DE MARYLAND.CON POSTERIORIDAD SE ESTABLECIÓ EN CUBA Y MÁS TARDE EN PUERTO RICO, EN DONDE ESCRIBIÓ TÍTULOS COMO "LA ESTACIÓN TOTAL" (1946), "ROMANCES DE CORAL GABLES" (1948) Y "ANIMAL DE FONDO" (1949).JUAN RAMÓN JIMÉNEZ FALLECIÓ A LOS 76 AÑOS DE EDAD EN PUERTO RICO EL 29 DE MAYO DE 1958. DOS AÑOS ANTES HABÍA RECIBIDO EL PREMIO NOBEL Y HABÍA FALLECIDO SU QUERIDA ESPOSA ZENOBIA.EN LA EVOLUCIÓN DE SU ESTILO SE DIFERENCIA DOS GRANDES ETAPAS. UNA PRIMERA, INFLUENCIADA POR RUBEN DARÍO Y LOS SIMBOLISTAS FRANCESES, QUE ESTÁ MARCADA POR EL MODERNISMO Y EL ORNAMENTO LÉXICO DESARROLLADO EN LA ESCRITURA DE LIBROS COMO "RIMAS" (1902), "ARIAS TRISTES" (1903), "JARDINES LEJANOS" (1905), "OLVIDANZAS" (1906), "BALADAS DE PRIMAVERA" (1910) O "SONETOS ESPIRITUALES" (1914).EN SU SEGUNDA ETAPA SE ALEJA DEL ARTIFICIO Y SU LIRISMO SE VUELVE MÁS PURO Y DESNUDO CON TÍTULOS COMO "DIARIO DE UN POETA RECIÉN CASADO" (1917), "ETERNIDADES" (1918), "PIEDRA Y CIELO" (1919), "UNIDAD" (1925), "SUCESIÓN" (1932), "PRESENTE" (1933), "CIEGO ANTE CIEGOS" (1933).EN PROSA POÉTICA ESCRIBIÓ SU FAMOSO "PLATERO Y YO" (1907-1914). 






                                                          
                                                                           
                                    

                                                                                                   


    


.                                                                  

                                             

domingo, 5 de abril de 2015

HOY, SOY YO

                                                           
                                                                         
                                                                                       



Hoy sentada sobre esta arena húmeda, a solas hablaré con mi corazón. 

Miraré hacia arriba, tocaré el cielo con mis manos. Despojaré de mi memoria de recuerdos escondidos en la sombra...

Hoy, cerraré con llave la puerta del olvido. No recordaré, ni confundiré mis apasionados desvíos, ni mi inseguridad ante la vida...

Hoy, soy yo. Ya no miro hacia atrás.... Mi presente es hoy. Sin ensueños, sin la necesidad ni la curiosidad de saber que acontecimientos vendrán...

Hoy, no pido más, no pongo resistencia a la sencillez de vivir, ni a la de la alegría vivida.

Hoy, miro este mar solitario, sereno... ¿Estoy serena? Creo que si...




Hoy, simplemente, se que siento... Que vivo y puedo oír el sonido del mar...